De las increíbles aventuras y experiencias eróticas de Salvajía, Abacaxi y Pornita.

De cómo se conocieron en la triple frontera argentina-brasilera-paraguaya.

De sus viajes por tres continentes partiendo de San Pablo, Brasil. Baía, Monterrey, Nashville, Glasgow, San Sebastián……

De las actividades ilegales, el tráfico de “brillantes”, robos, incendio y secuestro de un caniche.

De las cintas pornográficas, de cuando la cosa se puso fea y de la pizza con hachís.

De cómo tres chicas pasaron de ser sólo extrañas a querer enterrar sus cadáveres las tres juntas.

“Todo hombre merece una oportunidad. Todo salvaje dos”
Salvajía

“Tudo o que é vermelho é perigoso”
Abacaxi

“He visto cosas más bizarras y más terribles que ésta. Sólo he mirado para adentro”
Pornita

Baño de damas. Triple frontera argentina, blablabla. Del lado de Paraguay

Salvajía: ¿Me ayudarías a subir el cierre por favor?

Abacaxi: Pois não.

Salvajía: Es que está muy apretado y como no tengo ropa interior tengo miedo de… agarrarme.

Abacaxi: Tá, tá bom. Já esteve. Cê está enfaixada, né?

Salvajía: Eeeeh, creo que…sí. Si entendí bien.

Abacaxi: Argentina né?

Salvajía: De Parque Patricios, Buenos Aires, vos?

Abacaxi: Belem

Salvajía: Te llamás Belén.

Abacaxi: Não, sou da cidade de Belem, Pará.

Salvajía: Ah, qué boluda.

Pornita: Eeeeh, hola. No pude evitar escucharlas. ¿Sos de Buenos Aires?

Salvajía: Ajá.

Pornita: Yo soy de Mendoza. Nada, qué bueno encontrar alguien de Argentina por lo menos.

Salvajía: Mirá, no sé si no te diste cuenta todavía, pero esto está hasta el gorro de argentinos.

Pornita: Lo que pasa es que acabo de llegar y estaba recorriendo el lugar. Soy de Mendoza.

Abacaxi: Eu vou embora. Tchau.

Salvajía: No Belén, pará…

Abacaxi: O quê?

Salvajía: Nada, chau.

Pornita: ¿Hace mucho que estás acá? ¿Quiero decir, vivís acá?

Salvajía: Me acabás de cortar un mambo con la brasuca. Ahora borrate, ¿viste?

Mujer policía: Sus documentos.

Salvajía: Eeeeh, un momento.

Pornita: Soy turista yo. De Mendoza. Por acáaa lo tengo. Acá está.

Mujer policía: Usté.

Salvajía: Oficial, no sabe que, no lo tengo. Pensé que lo traía pero como me vine rápido me lo olvidé.

Mujer policía: Me va a tener que acompañar.

Salvajía: No puedo, no. Tengo…turno con el…ginecóloga en cinco minutos.

Pornita: Es verdad, yoooo, vengo a visitarla. Esssseh, compañera de la secundaria. No nos llevábamos muy bien cuando éramos chicas, je, bueno, la ginecóloga…Estás embarazada, ¿nocierto?

Salvajía: No…, sí. Creo.

Pornita: ¿Mellizos?

Mujer policía: Entonces es lo mismo pero por tres, ¿me entiende?

Exterior del baño

P: Cómo zafaste.

S: En realidad no necesitaba tu ayuda. Me las puedo arreglar muy bien sola. Pero en fin, te debo una. Pero no te pasés, usála sabiamente.

P: Qué te parece si me mostrás un poco el lugar. No conozco y bueno, ya que conocés.

A: (aparece) Qué blitz, heim?

P: Aaah, sííí. Hola.

A: Cê quem é?

P: Soy P. Encantadísima.

A: Aaah, sim, prazer. (a S): Você colocou este saquinho na minha bolsa?

S: Ay, se me cayó. No pensés mal por favor, por favor. ¿Tenés tiempo esta noche? Te invito a cenar y te lo explico.

A: Acho que não. Sabe?, eu gostei de você, mas não gosto de ser o burro de ninguém.

S: ¿Qué es burjo?

P: Creo que dijo burro.

A: Adeus.

En la calle

Tipo: Hola hola, princesa.

A: Me solta o braço por favor. Estou com pressa.

Tipo: Qué carácter. Me gustan así indómitas porque así se disfruta más cuando se someten.

S: (que ha escuchado todo) Estoy segura de que si a mi novia le gustaran los hombres vos tendrías una posibilidad, pero por ahora no la tenés. (Le da un beso en la punta de la oreja a A) Así que ya sabés…

Tipo: Un par de trolas. Bueno, bueno, yo no…chau..

A: Os turistas argentinos sempre fumados com esses baseados tão horríveis que se conseguem aqui.

S: Y sí. Todos se creen que vienen acá y que es como una especie de cuento de hadas pero sin hadas y sin cuento…O sea, que van a vivir la gran aventura y que van a conocer gente reloca y resacada y que van a salir corriendo entre las balas que les silban a dos centímetros de las pelotas. Y que también se van a encontrar con Saddam o Hussein o algo por el estilo. Todos vienen a esta cloaca y se sienten los más escatológicos.

A: É sim.

S: Bueno, ya sabés, todo bien ¿ah? Ah, si no te molesta me devolvés el sobrecito.

A: Eu devo uma.

S: Ah, sí. Bueno, yo creo que podrías cenar conmigo esta noche, ¿no?

P: Y yo las invito a las dos.

A la noche

S: Che, ¿y vos qué estás haciendo acá? Ya sé, sos turista, de Mendoza, pero ¿por qué no Mar del Plata o Carlos Paz?

P: Yo vine acá por la aventura, no sé, hay como toda una historia de forajidos, gente con vidas interesantes, qué sé yo.

S: No podés ser más pelotuda, esto es un horno, sí, pero venir a pasar tus vacaciones acá.

P: La verdad que necesitaba un cambio, salir, encontrarme con otras cosas, a mí no me va la historia esa de la sonrisita porque estás de vacaciones y viajar con matrimonios aburridos y llenos de pibes y todo eso.

S: Pero por más que estés, qué se yo, en Disneylandia si vos no te dejás tratar así no te van a tratar así, es una cuestión de actitud.

P: Bueno, no sé, tal vez no puedo.

A: E você, o quê está fazendo aqui?

S: La verdad que tengo atrás un rollo medio feo con un tipo que ahora vive en San Isidro y que tenía negocios acá, medio como que quiero zafar de eso. Era, mejor, es, casado, tres pibes. Y no quiero hablar mucho. Por eso me quiero ir de acá.

P: Y a qué te dedicás?

S: Uummm, a esto y lo otro.

A: E qué era isso que você queria me dizer no banho?

S: ¿Qué? Aah, sí, bueno, nada, te vi bien, quería hablar, bueno, en realidad te quería levantar.

A: Você é sapatão, eu sabia desde que a vi.

S: ¿Qué?

A: Você gosta das mulheres.

S: Bueno, no exactamente, menos que el cincuenta por ciento, mucho menos. Es como el IVA, puede llegar hasta el treinta y pico por ciento, nunca más alto, y baja y sube, pero siempre está ¿Y vos, qué hacés acá?

A: Bom, eu sou estudante, estudo em Curitiba e às vezes venho para aqui pra fazer umas compras, roupa, sei lá, cualquier coisa que eu gostar. Na verdade não estudo muito mas estou curtindo à beça isso de viver sozinha.

S: Creo que entendí. Tenés plata y te divertís lo más que podés y mientras hacés como que estudiás.

A: É. Cartão de crédito de papai assegura.

P: Es medio como ridículo como nos conocimos, a quién se le ocurre, estas cosas no pasan, digo ¿no? Bueno, en realidad sí sé a quién se le puede haber ocurrido. A alguien que quería que nos conociéramos.

S: ¿Y quién, y para qué?

P: Es un presentimiento sentido con posterioridad.

S: A veces la entiendo más a la brasuca que a vos. Creo que tenés un mambo en la cabeza. ¿Ya estuviste en el loquero?

P: No.

S: Saben qué, pero de todas formas se me está ocurriendo una idea macabra.

Más tarde, esa misma noche

S: Y menduca… ¿presentiste lo bueno que iba a ser esta grappa y lo de arriba que la íbamos a pasar esta noche?

P: Más vale, si la grappa la traía yo como presente para alguien es-pe-cialll, no para que lo abriéramos y la brasilera se la tomara todo como agua.

S: Y ese alguien especial… ¿Quién es que no lo vemos?

P: Es ridículo este interrogatorio, ya iba a aparecer.

A: Não fique zangada… como era o seu nome? Eu já me lembrei. Olhe, para você gostar de mim e pagar essa grappa vou contar uma história de amor muito legal que você vai adorar. Ao menos, até o seu cara, qualquer seja, aparecer.

S: Eso, falta el fogón pero hace mucho calor como para siquiera prender una vela, dale nomás, yo te escucho.

A: Bem, esta história é de um menino que era down e uma velhinha. Eles se conheceram porque o menino era filho duma senhora que conhecia à velhinha. É a mais bonita história de amor que eu já escutei. Eles se apaixonaram e començaram a viver juntos e nada… Juro que sempre choro quando me lembro dessa história.

S: … ¿Ahí termina?

A: Sinto muito mas já acabou.

P: Bueno, es corta la historia pero para qué contar más. He escuchado cosas parecidas antes. Con perros y ovejas… He sentido que a veces pasa, en el campo y también en la ciudad, no se crean.

S: Noooo, sos una tarada. No era una “ovejita”, sino una “viejita”… jajaja. Yo creo que al menos valió la pena conocerte porque me has hecho ejercitar los músculos para reírme.

P: Bueno, también, no se le entiende todo lo que dice, yo qué sé. Pero hablando de perros yo tengo otra historia de amor para contarles. Bueno, les cuento, parece que es medio como una leyenda urbana, pero podría ser verdad. Se trata de una vez una gitana que se enamoró de un payo, como le dicen ellos a los que no son gitanos, más que nada a los occidentales. Bueno, entonces porque la gitana se había acercado a adivinarle la suerte, eso que hacen ellas. Entonces él también medio como que se enamoró y le dejó que le leyera la mano. Entonces cuando la gitana vio que iba a morir ahí nomás, ese mismo día y de una forma horrible… no sé, vio mucha sangre y desgracia y entonces lo convenció para que se fuera a un lugar seguro, y lo más seguro que tenía la gitana era su casa, que era una casa superlujosa por otro lado. El chico había reflasheado con la gitana, que tenía unos ojos grandísimos y muy lindos, entonces, no se asustó ni nada, él no creía que le iba a pasar nada, ¿entienden?, pero igual aceptó ir a la casa de ella, como una oportunidad para conocerla y fue. Cuando llegaron a la casa entraron y no había nadie, a pesar de que la gitana vivía con los padres todavía. Entonces ella le dijo que ya venía, que se quedara en el recibidor o qué se yo y fue al patio donde tenían ahí varios landrover atados pa…

S: ¿Unos qué?

P: Esos perros grandes negros muy musculosos, que usan como guardianes.

S: Unos rottweiler querrás decir.

P: Sí, bueno, eso, y los soltó para que cuidaran la casa, para que estuvieran más seguros, pero entonces los perros salieron como disparados para adentro de la casa porque el chico había pasado hasta la sala y lo despedazaron ahí mismo. Cuando llegó la chica los quiso separar pero estaban fuera de sí los perros, eran tres o cuatro, y lo único que quedó más o menos sano fue la mano del chico que la gitana guardó hasta la muerte.

S: Y con la que se hizo unas buenas pajas.

A: É tanto bonita essa história Pornita… não dá vontade de chorar?
P: Sí, es un poco triste, pero tal vez es una leyenda.

S: Es un plagio.

P: ¿Qué querés decir?

S: Que si Jean Cocteau estuviera aquí cobraría derechos de autor. ¡Bendito sea el underground por eso!

A: Uma pessoa que conheci tempo faz diria que não é plágio senão homenagem.

S: Ahí tenés un punto. Bueno y yo… para no desentonar y en honor de esta bebida voy a contar mi historia de amor favorita.

P: Ajá, eso lo quiero escuchar…

S: Bueno, para ir hilando se trata de una mano, una mano recuerda la otra y así van pasando de mano en mano…

A: Isso não dá para chorar.

S: Esta mano que conocí tenía una buena mano… El dueño de la mano no importa sino que tenía el dedo índice enyesado. De la mano derecha. Y entonces no se imaginan las sensaciones que me provocó. Fue el mejor finger-fucking de mi vida. Es una historia real, todavía tengo el yeso pelado, sin el dedo claro, como amuleto.

A: Você está louca demais, mas eu gosto, gosto muito da sua maluquice.

S: En tu fragilidad está tu fuerza y lo peor de todo es que lo sabés.

P: Pero esa no es una historia de amor… es una guarrada nada más.

S: Y sí, bueno, ¿y qué? La noche se acaba y mañana ya te olvidaste de lo que era guarro, feo y de lo que te daba asquito, y entonces empezás a convivir con eso y ya no te parece tan mal. Y todo eso me recuerda que pronto tengo que trabajar y… gracias por la bebida.

A: Você va embora?

S: Vombora sí. Primero al aeropuerto, que me reviento, y después a tu país.

P: Entonces al menos te acompañamos al aeropuerto.

S: Ni que estuviera cuerda, loca. Ya me las imagino a la brasuca llorando y a vos queriendo probar el embalador de equipaje.

A la mañana siguiente, antes de partir al aeropuerto.

S: Despertate nena, dale, que hay que pagar la cuenta.

P: Ñññggh… vamos a desayunar primero.

S: Ahí tiene el desayuno duquesa (señala una bandeja donde hay café con leche y alfajores). Despertala a la caipiriña. Ahh… si se le ofrece algo más yo ya vengo, ¿sabe? (se dirige al baño).

(Pornita se despereza un poco en la cama, da unas vueltas y después se dirige al baño, medio dormida abre la puerta y encuentra a Salvajía)

P: ¿Qué estás haciendo?

(Salvajía al verse sorprendida agarra de un brazo a Pornita, la mete en el baño, cierra la puerta y le tapa la boca)

S: ¿Qué estás haciendo vos pelotuda?

P: ¿Qué te estás metiendo ahí en el corpiño? ¿Qué es eso?

S: Digamos que soy Papá Noel y me estoy metiendo la nieve en el equipaje para hacer felices a unos cuantos niños.

P: ¿Es cocaína?

S: Y si lo fuera ¿problema?

P: Pssss, ninguno. Yo he visto un trozo lunar frente a mis ojos y no me voy a sorprender por… por… una cosa así… pssss.

S: Sos una tapada…. NOOOO, vos sos yuta… ¡Cómo no me di cuenta, soy una boluda! SÍÍÍ… me encaraste en el baño y de ahí me has estado pisando los talones como mi sombra… ¿Quién te manda… ah? HABLÁÁÁ… ¿O es Borja? ¿Es Borja? Tremendo cabrón. Hablá nena, hablá YAAAA o te coooorto las tetas.

P: No, yo no soy yuta, te juro, te juro por favor… no conozco ese tipo, no tengo nada que ver… no lo conozco…

S: Pará, quedate acá.

P: Yo no sé nada…

(Salvajía se va a la habitación y cierra la puerta del baño con llave. Mientras Abacaxi se ha despertado con los ruidos)

A: O que aconteceu, meu Deus? Me pode dizer por favor?

S: Cambio de planes: la menduca viaja conmigo.

Aeropuerto internacional de Asunción del Paraguay

Altavoz: Los pasajeros del vuelo 571 de Lan con destino a Lima pueden comenzar a abordar por la puerta número 14. Passengers of flight numb…

S: Ese no es mi vuelo. Sale en dos horas.

P: Bueno, esperamos…

S: Sí.

P: Sí esperamos, pero… sabé que yo voy con vos sólo para que te quedés tranquila, porque yo no te estoy siguiendo ni nada. Ni siquiera sé que voy a hacer cuando llegue a San Pablo. No sé ni cómo pedir un baño o un teléfono.

Al menos si fuéramos con Abacaxi…

S: Vos vas conmigo porque no tenés opción y además te estoy haciendo un favor.

P: ¡¿Un favor?! Disculpá no… pero… ¿me podés explicar eso?

S: ¿No querías aventura vos? ¿Cambiar de aire, conocer personas, hacer que la adrenalina te reventara por todos los agujeros? Bueno… ¿qué creías? ¿Qué ibas a elegir tu propia aventura por catálogo en una pieza desinfectada y con aire acondicionado? Tu aventura empieza acá, conmigo, y hasta que pueda librarme de vos… y sí, respondiendo a tu pregunta de ayer: otras se meten siliconas, yo tengo no una, sino dos masectomías y preferí rellenarlas con algo que me diera dinero, que me diera de vivir. Digamos que en vez de chuparme las tetas, la gente me las aspira, y sí es merca, y sí es mi trabajo y lo que voy a hacer a San Pablo ahora, esperando retirarme. Tengo Harley Davison Platinum, no tengo miedo, ya he muerto varias veces pero ninguna vi la línea plana.

P: Creo que estás un poquito nerviosa, te salta la vena acá al lado…

S: No. Sólo me desahogué un rato.

P: Uyy, mirá quién viene allá…

S: Shhh, pará… No se te ocurra llamar a nadie, llamar la atención, nada, vos quedate lo más quietita posible.

P: Pero es Brígida, Brígida Fóscolo mi compañera de la primaria… Bríg…

S: Shh, te digo, pará.

P: Hace como veinte años que no la veo. Una buena mina, tantos recuerdos…

S: Cerrá el culo loca. (Salvajía luego de un rato se ríe entre dientes) ¿Cómo dijiste que se llamaba? ¿Frígida? Qué mala madre… cómo se le ocurre ponerle ese nombre… Suena tan a… rígida. Ja, ja, ja, ja.

P: Sí, ya sé, en la primaria todos hacíamos chistes con su nombre. Le cantábamos “Brígida, Frúncida, sacate el hilván, mostrá ya la hilacha, sacá la bombacha, ponete a culiar”. Era feo.

S: ¿Y con eso que le cantaban querés que te salude ahora? Trauma lo menos la pendeja.

P: Bueno, con eso de los nombres estaba Serguei, el ruso, que estaba siempre en la indecisión: ¿ser o no ser? Esa es la cuestión.

S: Muuuy viejo eso, escuchá esta: es una historia real. Te la encuadro: colegio Avellaneda, estudiante de intercambio de Alemania, quinto año, no sabía decir nada la minita. Primer día, presentación a la clase, se para en frente de todos, toma aire y se manda: “Meine Name Ist Erika”

P: No capisco.

S: Carcajada general media hora, hasta la profesora se rió. La rubia no entendía nada, linda rubia, de ahí le quedó el apodo hasta que no aguantó y se fue antes de tiempo. Iba a estar un año, pero sólo se quedó tres semanas.

P: Capisco.

S: A veces no es sólo el nombre, a veces es la primera impresión, las circunstancias, la actitud.

P: Sí pero si vos te llamás por ejemplo de apellido Gado, que existe, y te ponen de nombre Leandro… o sea… entiendo, más vale que te rías o sino estás marcado para toda tu vida.

S: Claro… ahí va… El Señor Gagorda, el profesor Gagorda les va a dictar la clase de… mmhh… Instrucción Cívica ponele. –Profesor, ¿cómo se llama Usted, el nombre?- Llámeme Gagorda nomás alumno Camela ¿cierto? –No Profesor, ese no soy yo, al que Usted se refiere es a algunos de los hermanos: Tomás Albino Blanco o Albino Tinto, creo que vinieron los dos hoy. -Alumno, a quien en realidad me refiero es a Otesentás Ytecallás Otuspadres-Novanareconocerte, es apellido compuesto, vasco. –Sí Profesor, siempre es bueno saber con quién se está tratando.

Altavoz: Los pasajeros del vuelo 3817 de Varig Airlines con destino a San Pablo y conexiones pueden comenzar a abordar por la puerta número 25. Passengers of flight number 3817 of Varig Airlines with destination to San Pablo and connections can start boarding on gate number 25. Passageiros do vôo…

P: ¿Ese es el tuyo?

S: Ese es el nuestro Pornita.

(¿Adónde vamos? – Intervención en primera persona de María García en la trama y los personajes)

¿Adónde van estas minas? Tengo la leve impresión, leve pero molesta impresión que sus discursos se parecen, que no están bien delineados sus personajes, que están un poquito ultramaquilladas de estereotipo. ¿Dónde se me quedó Abacaxi? ¿Dónde la meto de vuelta? Bueno, lo que habrá que borrar, lo borraré, y lo que habrá que agregar… haré lo propio con ello. Tengo decenas de ideas pululando justo debajo de este párrafo, pugnando por enroscarse con mis heroínas. Pero ahora viene un viaje, un viaje en avión y me late que a ellas les encanta. Buen viaje entonces, carne o pasta para todas. Y mente en blanco para pasar la aduana.

En el avión

P: ¿Cómo hiciste?

S: ¿Cómo hice qué?

P: Para estar tan tranquila, a mí me temblaba todo. ¿No tenés miedo a nada?

S: Mente en blanco. El miedo llama al peligro y no al revés. Por eso a vos te revisaron, te sacaron los zapatos, te reficharon de arriba abajo y a mí no.

P: Ah, digamos una cosa como… si sos de piedra ves Medusas por todos lados…

S: emmm…. ssssnnnn….. mmm, no sé qué se yo no me importa esa historia.

P: Pero igual, ¿cómo hiciste para poner la mente en blanco?

S: Pensás que te vas a morir, ya ya, y que no tenés nada que perder. Te mentalizás con que es tu último minuto y que te vas en paz y hasta podés sonreír. También ayuda el whisky que me tomé en el baño.

P: ¿Por eso el chicle?

S: Por eso mana, y ahora quedate más quieta que si estuvieras muerta y más callada que la tumba en la que estarías.

P: No puedo. Tengo talasofobia.

S: Ok, dame uno.

P: En serio.

S: ¿Y qué es eso?

P: Miedo al mar. Pero tal vez si me mentalizo y pongo la mente en blanco y… ¿no me convidás un toque de whisky?

S: Ni loca, es Rob Roy. Te doy un chicle si querés. ¿Cómo que miedo al mar?

P: Miedo al mar, ta-la-so-fobia. ¿Vos no tenés miedo a nada?

S: Vos ya tomaste más que yo en el baño.

P: No en serio, tengo miedo al mar, y si volamos vamos a sobrevolar el mar, ¿no cierto?

S: Nahhh, ni ahí, no tocamos ni una puntita. Tomá, un toque o dos no te va a hacer mal y yo… de onda.

P: Gracias. Igual, por favor, conversemos de algo, hablame, no sé. Sino me agarra como un ataque.

S: (Mirando para la ventanilla) Cagamos. (Se da vuelta y le sonríe con sarcasmo) ¿No querés mejor mirar el paisaje? Te dejo la ventanilla, pero mirá que hay corriente.

P: …

S: A ver… ¿y por qué te dicen Pornita?

P: Fue cuando me agarró un dolor de panza tremendo, en la secundaria. Me llevó el preceptor a la sala de profesores para que me quedara ahí un rato y me trajo dos pastillas de carbón para que me las tomara.

S: Ajá…

P: Cuando yo iba a la secundaria era lo que se llama traga, pero bueno, todo eso ya pasó. Igual yo no me llevaba muy bien con mis compañeros y el preceptor estaba fuertísimo, todas mis compañeras querían salir con él y le hacían el filo.

S: Ajá…

P: Entonces mis compañeras se morían de envidia porque yo estaba a solas con el preceptor y me había agarrado del brazo para ayudarme a ir hasta la sala de profesores porque la verdad me doblaba del dolor de panza. Bueno… entonces me trajo las pastillas y yo no podía tragar ni una pastilla así chiquitita, eso de antes, y hasta ahora me sigue pasando, y entonces todo el mundo escuchó tras la puerta que yo decía: “Ay, me duele … pero no entran, te juro no van a entrar y menos por ahí. Si vos creés que yo me voy a meter esas dos… cosas… negras… enormes… No, con agua no sirve, sólo partirlas… No, prefiero un supositorio o una inyección, las otras se me quedan y no las puedo pasar.”

S: ¿En serio?

P: Sí, mis compañeras no lo podían creer, tenían la cabeza sucia porque nunca la habían usado, estaba llena de cucarachas, y de ahí, medio en broma, medio en serio me llamaron Pornita y me quedó.

S: ¿Y cómo es tu nombre de verdad?

P: Yo me llamo… (se escucha el ruido de turbinas encendiéndose y empieza el carreteo por la pista. Pornita se inquieta)

S: No pasa nada, mirá escuchame, vos que te tragaste el diccionario, vos que sabés de miedos, vos que preguntaste si tengo miedo a algo… ¿cómo se llamaría el miedo a que te agarren los brasucas con dos kilos de merca? ¿agabrasukilomerfobia? ¿brasuqueame los kilo de merca y te parto la jetovia antes de irme al carajovio? ¿y de paso chupame la conchofobia? Ché, ¿conchofobia debe ser como miedo a las mujeres, no?

P: No, ese creo que es ginefobia o ginofobia o algo así.

S: Ah, no le pego una yo. Pero, pero, la buena noticia es que estamos en el aire.

P: …

S: Nah… Ahora soy yo la que no lo puede creer quiénes están allá.

P: ¿Quiénes?

S: Peris, Cunninghan y Vallejo.

P: No sé…

S: Nuestro pasaporte a Roma cara mia. Vos no te preocupés por nada. Ci penso io, ci penso io.

 -nombres mexicanos para usar: Desideria, Sachiel (se pronuncia como Michael)

-en san pablo reaparece abacaxi, es policia especial antinarcóticos siguiendo la triangulacion por ciudad del este con destino a san pablo. en brasil salvajia libera a pornita, y abacaxi aprende a salvajia, pornita devela que es actriz haciendo campo para un trabajo en una obra de teatro y de salvajía nos enteramos que ha sido pupila en una escuela de monjas.

-amor a la mexicana: sufrir, esperar, cortejo amoroso, regalos, presentes, evasivas, continencia, después de haber probado una DP, pensás que ya lo has hecho todo, y cuando ya no hay más, menos, es más, es un principio que se podría aplicar a varias cosas creo, no sé muy bien cuáles, antes lo había pensado, pero ahora me olvidé. También sabía diez razones porque los gordos detestan el verano, a ver si me acuerdo: porque traspiran, porque se les moja la ropa, -esa es la misma, -sí bueno, porque no pueden comer tanto, porque tienen que usar menos ropa y es más embarazoso, porque sufren más el calor, porque se cansan más rápido al caminar,

-no besa bien. –no importa, nunca va a besar mejor que un brasilero, él no tiene la culpa, está en los genes, o mejor dicho en el documento de identidad. No tiene la culpa de haber nacido en otro lugar.

-1ª noche pornita en san pablo: duerme en un ciber de 24 horas y consigue comer de las muestras de un hipermercado

2ª noche duerme en un bowling.

-me hablaba de Le Corbusier, Gropius y Gaudí. Me hablaba de Oscar Niemeyer. Tenía sueños demasiado elevados, y en la balanza de las posibilidades no se puede superar la tara, se va todo al carajo. Me escribió un email desde España, diciendo que algo encontraría en el sector servicios a la clase media. O tal vez no tuvo el valor, la inteligencia… yo no sé. Talento tenía, y también carisma. De chico lo conocían todos en el barrio. Le habría las puertas de las jaulas a todos los canarios, jilgueros y cuando bicho volador tuviesen los vecinos. Inventaba excusas originalísimas para entrar, un niño en un barrio es tan inofensivo que nadie se cuida. A los pocos minutos… los gritos de las viejas… Terminó mal, o bien… no sé lo que él pensará… Era limpiavidrios frente a la Cibeles, a ella siempre le hablaba, le llevaba comida, se confiaba. A mí jamás volvió a escribirme. Hasta que le cortó los brazos, para que no pudiera abrazar a nadie me dijo, yo creo que la quiso hacer parecida a la de Venus de Milo. Escándalo nacional.

-ocasión, precisión, personalidad

-lenguaje polistético: político de la raíz a la punta, con corazón estético. Parece la descripción de un postre helado o de un alfajor.

-¿cómo saber si un hombre está enamorado de vos? y si por ejemplo se empieza a lavar los dientes y antes no lo hacía.

-la calle es una sensación, es un lugar en la mente. Fuera de ese lugar en tu mente, lo más parecido a la calle es enfrentarte con un perro burgués cuando pasás por su territorio, entonces tenés que aprender de los perros callejeros. Caminá rápido mirando al frente, no desviès la vista ni mucho menos la bajès al piso, mirà a los ojos sólo si el otro se pone enfrente de vos, no hagas ruidos extraños, no saques objetos de los bolsillos, no te muevas de modo amenazador, las manos siempre a la vista. Ni humilde ni soberbio, la calle es un lugar en tu mente que ocasionalmente se cruza con el lugar de la mente de otra persona, la fortaleza es mental y sólo ocasionalmente fìsica. Si hay enfrentamiento corporal, olvidate de tu mente, y ahì es donde comienza a mandar el corazón. El golpe sale del corazón y golpea la mente del oponente por medio de su instrumento, el cuerpo. No golpees nunca el corazón de otra persona, hasta un fascista comeniños y violabuelitas tiene un corazón, y es lo último que le queda. Cuando golpeás el corazón de otro, tu alma se mancha, y el corazón del otro queda marcado para siempre.

-Salvajía, Abacaxi, o Pornita viajan a Europa junto a un grupo de monjas de Misiones que trafican con niños para venderlos en Francia, los han cambiado por huevos frescos, harina y dulces de membrillo, o sea, cada niño virtualmente cuesta una pastafrola

-reite primero (o pegá primero) y preguntá después / como dice el dicho, pensá mal y vas a acertar

-poema de amor de Salvajìa

La bocha de garompas no fueron, te lo juro, pero fueron buenas.

Hubo un tiempo que pasaban voladoras, con alas, lo más romanas ellas y las agarraba del cogote y así las dejaba marcharse.

El largo cuello de la pornografía hecha en casa, el rabiosario casero, donde me la metieron por el culo en fila india como a cualquiera que se precie me dio fama, pero no billetes.

Por adelante, por atrás, por el medio, me partieron y yo dije avanti, más fuerte, y si dolía dije no duele mientras miraban a Geena Jameson, y me gustaba.

De a dos es delicioso te lo juro como volar, estás naciendo, estás clavada ahí, transfigurada, flor morada con dos apéndices chorreadores de ácido que te hacés adicta, forrada en piel ajena, baqueteada en los intestinos y en la entrada del útero alguien que toca la puerta con la suavidad de Nicholson loco y con hacha.
Fue hacer el horror con todos ellos, juntar los forros con la luz del día, limpiar paredes, hasta que apareció su sexo.

Todas sus palabras yeguas me masturbaban el alma y el modo en que despreciaba al mundo me acariciaba con una cuchilla su mirada musulmana, su piel, su pija tan caliente como un hierro y yo un chivito, me brocheteaba.

Me dejaba epiléptica, medio whiskeada y enamorada. Te lo juro, no había zaraza como aquella. No había ayer, mañana, no había nada, estábamos él y yo, y eso bastaba.

Chupé la pócima de su fertilidad hasta bombearle gritos de petróleo, en el pequeño y suave agujero negro recé rosarios y confesiones enteras, moví mis labios la noche eterna de su sombra.

Todo eso, que era todo para mí se terminó rápido, se fue yendo. Un día se fue.

Después de él, no ha nacido todavía el que me vuelque.

-poema de amor de Pornita

Noche y es pompón tana

de pinypones anti-extáticos Hades gana, sin mucha idea, llegamos de moto propia el sabbat. Sabbadum, sabbadam con M, la ariana, cantando Bebe hits.

De las ramas de Einstein dichos célebres, “hay un tacho de leche” dije, en medio de los jardines en rama. Viel barman, perro la la la banda, flor de la la banda dentro del billete no es algún noyó.

Noche linda, oh noche, nochemama,

baila mozartianas solas mientras las proyecciones en la pared.

Buda, Krishna, Love. Sentadas y él comienzo. Él comenzó todo, tole comenzaba, naos vía echado rojos. Naos vía echado galgas.

“De me de a poco”, dije, yo, más tarde. Perro antes vi a gente en el auto burros tres tras cristales tristes. Viaje el nuestro a CABA de empezar en el taxi ¡qué tablao! antes con el oriental rioplatense y los Rayban a Lavalle, todo canto, todo baile. Ella en buelo indica: en Bahrein hay baile de punchi, punchi, punchi, pun y agua.

Noche abierta, notre nuit, notre notre. You’re a way, casi pierdo tu Tao me gusta, ah, Sisí, me gusta your way punchi on the road esa mañana tanta maña.

De la mano la mano es after si nos dejan. El Brasil calentarum y pocos vivirum.

Forza Italia y el mayor domo after recoleto se devela, él la cayó. Él-la mató callando. El-la sé si mientes con buen acento, indescifrable tana. Y es pompón.

Oh rey de qué palo Ceres, de que party-doma-potros vienes, siempre consigues lo que quieres.

“Cherry mira el porno, no molesta, yo dormir”, dije, yo, más tarde. Perro antes, ah somos gala de exhibicionismo entre el follaje (muchos verdes, oroplata) polvo al polvo (la morocha limpiapelpas) y del alto la baranda el vip dancer nos miraba.

Vip, vip, vip, vip, vip y cristales en la boca.

Besos, besos, besos y caricias bien al dente.

Otra vez party mostos de la noche en la mañana. Yerran las once, casi el equis knock-out del año y casi nada.

Como técnico que todo él lo comenzaba. Sí, me yeguaba firme y dulce. Decía “zonza” teas seguro. Más ojeaba Miss espaldas como un libro y Miss caderas como un atlas. Todo lo que quise ello adivinaba, el modo de mis causas. Porro y no potra ser, por hoy no a CABA.

Al telo-fono a la una: ¿podés bajar el aire?

A las dos y pico de la tarde de mi maña: “yo me voy, el caballero paga”.

“No puede irse, voy a llamar al gerente”.

Perra inquisidora, corre tras de mí en Almagro, en el Cristo sol fuerte de la calle

-esta es mi triaca-, yo en taxi boy al norte novicia, blanca novia.

Yo sé que Juan y un poco cansado,

pero no mía el cuerdo para nada de cómo mass medía su cara.

Ford Scort, achuma, achuma Yoni, good vaina y gracias.

-poema de amor de Abacaxi (en ingles en el original, traducción al castellano de Babel Fish, freetranslation.com y traducegratis.com)

Yours are the keys

Of my small femdom

(My wells)

Random species

Could not grab a thing.

Seldom occurs

But when Thunder

And Lightning

Concur

Storm begins.

Brainstorming,

Heartstorming,

Oh, well…

Soulstorming.

I could only tell you:

Thanks.

Cause yours is the steam

That perfumes my corners

That extols my blue hair.

You, male

Engrave in my sands

Your name, forever.

Your royal breath

I wait, as never.

Before your first gaze

I tremble.

Oh, man…

You are the crossroad.

*

La tuya es las llaves

de mi femdom pequeño

(mis pozos)

que la especie al azar

no podría asir una cosa.

Ocurre raramente

pero cuando concurren

el trueno y el relámpago

la tormenta

comienza.

Reunión de reflexión,

Heartstorming,

Oh, pozo…

Soulstorming.

Yo sólo podría decirle:

Gracias.

Porque la suya es la de vapor

Perfumes que mi esquinas

Que ensalza mi pelo azul. Podría decirle solamente:

Usted, varón

graba en mis arenas

su nombre, por siempre.

Su respiración real

que espero, como nunca.

Antes de que tiemble su primera mirada fija yo.

Ah, el hombre…

Usted es el cruce.

– me dijo que hiciéramos café con leche: yo invitaba el café y él ponía la leche

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page