Equilibrios Bicicletas Especiales

Modelos y variedades rodantes

Para hablar de las especialidades con bicicletas y monociclos primero es necesario presentar la fauna rodante. Encontramos una infinita gama de aparatos, siempre siendo regla general que toquen solo una, dos o media rueda en el suelo. Para empezar tenemos el monociclo normal de diámetros diferentes, de media rueda, monociclo jirafa con rueda grande o pequeña, a metros a gusto del consumidor, pueden ser de dos o una cadena. Existe record de altura mundial, monociclos de dos ruedas, 3, 4, 5 y 7. El máximo que yo he visto son 13, si son pares se pedalea al revés, monociclo zigzag, vertical y de lado dislocado, monociclo descentrado, hidráulicos, con motor sin pedales, con rueda cuadrada con cantos rodados, en miniatura, monociclos con piernas que caminan con plataformas que se desplazan, monociclos con dos asientos, de dos pisos, con dos ruedas en lateral, monociclos disfrazados de caballos o otros personajes, monociclo con manillar sin unir, monociclo para pasar el cable o cuerda floja, con ruedas con tacos para hielo, con zapatos sustituyen al neumático, ruedas ultimas consiste en ruedas con pedales sin cuadro ni asiento.

Bicicletas de equilibrios en pedestal para acrobacias. Bicicletas blandas que se desmontan.

Bicicletas en formas no convencionales, cabeceras de cama, bici carretillas.

Bicicletas pequeñas donde las ruedas son monedas, incluso existe record del mundo. Bicicletas tándem en plano o en altura para anuncios de publicidad circense.

Bicicletas para pasar el cable con maromas.

Bicicletas desmontables.

Las especialidades ciclistas y monociclistas son usadas por excéntricos, cómicos que combinan malabares y equilibrios, monociclistas acróbatas, presentaciones cómicas de diferentes ingenios rodantes. Ciclistas acrobáticos, equilibristas sobre pedestales a gran altura, ciclistas,

Equilibrios Monociclo

“Primeras Pedaladas”

Introducción

Al contrario de lo que la mayoría piensa, el monociclismo no es un deporte para equilibristas o gente del circo. Para aprender no se necesita una gran forma física, ni unos abdominales marcados. De hecho, ni siquiera necesitas saber montar en bicicleta. Lo que sí que hace falta es paciencia, mucha paciencia. Sobre todo los primeros días…

El aprendizaje del monociclo, bajo mi punto de vista, tiene dos fases principales. La primera es la de aprender andar en línea recta, es decir, saber acelerar, andar y frenar. Durante esta fase, el monociclista aprende instintivamente los movimientos básicos del monociclo. Sin superar la primera fase (es decir, sin poder andar “mal que bien”), es imposible pasar a aprender a girar, andar hacia atrás, saltar, etc.

Equipo Recomendado

En principio cualquier monociclo que tengas a mano te puede valer, lo más normal es aprender un monociclo con rueda de 20″ o 24″ y cubierta lisa.

Si no estas seguro de que te guste, y quieres gastarte lo mínimo, un Standard 20″ o Standard 24″ es el monociclo que te conviene. Si quieres de más calidad, el modelo Luxus o el Profesional son buenas opciones.

Montándonos en el monociclo

Hay varias maneras de montarse en un monociclo las primeras veces. La que a mi me resultó más fácil es la siguiente. Es muy importante que, cuando pierdas el equilibro, no te asustes e intentes bajar los dos pies a la vez, ya que la rueda se queda suelta, resbala y te puedes dar un culazo enorme en el suelo. Lo mejor es bajar el pie del pedal que este más alto, o sujetarte a algo.

1- Ponte al lado de una barandilla o similar donde puedas agarrarte. 2- Gira la rueda de forma que el pedal derecho quede en su posición inferior, es decir, con la biela derecha vertical apuntando hacia el suelo. Si eres zurdo, posiblemente te sea más fácil hacerlo al revés, con el pedal izquierdo abajo. Prueba de las dos maneras, siempre hay una más fácil. 3- Colócate el sillín entre las piernas, dejando la rueda delante de ti (la tija debe estar inclinada) 4- Coloca el pie correspondiente en el pedal bajo, de forma que al subirte en el monociclo la rueda se quede bloqueada por el peso de tu cuerpo. 5- Con un pequeño impulso hacia adelante, apoya todo el peso sobre el pie derecho, levanta el izquierdo y ponlo sobre el pedal izquierdo. Ya estas montado. De la misma forma, si lo estas haciendo con el pedal izquierdo abajo, coloca primero el pie izquierdo, para luego subir el derecho. 6- Para bajarse es igual de simple: con un pedal en la posición inferior para bloquear la rueda, quita el pie del pedal que este más alto y ponlo en el suelo, dejando la rueda nuevamente delante de ti. Acuérdate de coger el monociclo por el sillín cada vez que te bajes para que no pegue en el suelo.

Primeras pedaladas

El truco del monociclo está en mantener siempre la rueda justo debajo del sillín. Es decir, que si me inclino hacia adelante, tendré que pedalear hacia adelante para poner la rueda debajo del sillín. De la misma forma, si me muevo hacia atrás, tendré que pedalear hacia atrás. Es como el juego aquel de mantener una escoba en el aire sujetándola con un dedo. Si la escoba se cae hacia adelante, se mueve el dedo hacia adelante. En eso consiste este ejercicio. Colócate debajo del marco de una puerta, o algún sitio donde te puedas agarrar lateralmente y tener algo de espacio para avanzar. Móntate en el monociclo, mientras te agarras al marco de la puerta. Pedalea un poquito hacia atrás, de forma que los dos pedales se queden en posición horizontal (bielas horizontales). A continuación, prueba a inclinar el cuerpo hacia adelante. Notaras que si no pedaleas hacia adelante te caerás, o tendrás que hacer fuerza con las manos para no caerte. En vez de eso, pedalea un poquito hacia adelante, de forma que la rueda quede justo debajo del sillín, en posición de equilibro. Ahora inclínate hacia atrás. De la misma manera, pedalea hacia atrás hasta que sientas que estas en equilibrio otra vez. Repite este ejercicio hasta la saciedad. Llegará un momento en que siempre te sientas en equilibrio, es decir, que en vez de inclinarte y luego pedalear, lo que harás será pedalear conforme te inclinas, de forma que el monociclo este siempre vertical, y la rueda siempre debajo del sillín.

Andando en línea recta

Básicamente, la técnica para andar es la misma que en apartado anterior: inclinarse hacia adelante y empezar a pedalear. Cuando andes, tienes que sentarte totalmente en sillín, y las piernas tienen que hacer solamente el esfuerzo para pedalear. Es decir, tienes que evitar ponerte de pie sobre los pedales, casi todo el peso debe apoyarse sobre el sillín. Un truco es concentrarte en sentir la presión del sillín en la ingle. Cuando notas la presión, quiere decir que casi todo tu peso esta apoyado esta apoyado en el sillín. Esto es muy importante para un pedaleo continuo, y sobre todo, para no acabar con las piernas muy cansadas.

Colócate al lado de una barandilla o de una pared. Móntate en el monociclo y pon las bielas en horizontal, con el pedal del lado bueno (el que uses primero para subir) delante y el otro detrás. Apoyado en la pared o en la barandilla, inclínate ligeramente hacia adelante para empezar a andar. Recuerda que la inclinación es fundamental para el movimiento en monociclo. Conforme te inclinas, pedalea hacia adelante para mantener el equilibro. Al principio, anda tan despacio como necesites, avanzando poco a poco por la barandilla. Más adelante, cuando cojas más soltura, intenta usar la barandilla solo para no caerte hacia los lados, e intentar compensarte hacia adelante y hacia atrás solo con el pedaleo. Recuerda que no debes hacer demasiada fuerza con los pies sobre los pedales., y que debes sentir la presión del sillín siempre.

Primeros giros

Una vez ya hayas cogido soltura con la pared, es hora de intentarlo sin apoyarse en nada. La única diferencia con el apartado anterior es que no vas a tener nada para sujetarte lateralmente. Siguiendo la teoría del juego de la escoba, para evitar que el monociclo caiga hacia la derecha o izquierda, hay que moverse hacia los lados. Esta es una gran dificultad, ya que para poder moverse lateralmente hay que estar andando. Hacer una curva con el monociclo es algo que se aprende bastante después de haber aprendido a andar. Por lo tanto, en vez de girar correctamente para evitar la caída, te voy a explicar un método que te podrá ayudar a aprender a andar sin tener que hacer giros propiamente dichos.

El mejor sitio para hacerlo es una plaza o un parque con suelo llano. Colócate al lado de una pared o una farola, sujétate y móntate en el monociclo. Pon los pedales en horizontal y empieza andar. Aquí es fácil cometer el fallo de empujarse con la farola para salir andando. Intenta no hacerlo, en vez de eso, inclínate hacia adelante para empezar a andar. Antes de llevar 2 metros andando seguramente te estés cayendo hacia un lado, supongamos que es el derecho. Pon los brazos estirados para maximizar el equilibro y el momento de inercia (resistencia al giro). No los estires del todo, ponlos como si fueras a bailar una jota. Al notar la caída hacia la derecha, haz un giro instantáneo y seco (como un golpe) con el torso y los brazos hacia la izquierda. Como los brazos están estirados, aumentan la resistencia al giro, y en vez del torso girar hacia la izquierda, lo que va a pasar es que la rueda va a girar hacia la derecha. Esto parece más complicado de lo que es, básicamente tienes que girar la rueda hacia el lado que te estés cayendo, y eso lo puedes dando esos golpes de cintura con los brazos en posición de jota. Claro que más adelante ese golpe de cintura no lo usaras para hacer un giro convencional, pero al principio te puede ayudar a andar más distancia sin tener que bajar los pies, y en eso consiste el juego.

Girando

Intentar explicar como funciona un giro con el monociclo seria una perdida de tiempo, ya que es algo que hay que aprenderlo intuitivamente. Básicamente, lo que se hace es inclinarse hacia un lado, girar ligeramente la rueda, acelerar un poco el pedaleo, e incorporarse cuando haya acabado el giro. Para inclinarte hacia un lado, lo único que tienes que hacer es transferir algo de tu peso hacia ese lado, es decir, mover los brazos ligeramente hacia esa dirección. Para girar la rueda, hay que separar la rodilla del lado al que queramos girar. Por ejemplo, para hacer un giro a la izquierda, alejar la rodilla izquierda del monociclo: la pierna izquierda tira del pedal hacia la izquierda, a la vez que el muslo derecho aprieta el sillín hacia ese mismo lado. Para dejar de girar, mete todavía más el muslo derecho, para que la rueda gire más. Este repentino cambio hace que la rueda vuelva a estar debajo del sillín, y así se puede volver a andar en línea recta. En realidad el giro es más complicado de explicar, aunque más fácil de realizar. Lo mejor es que practiques mucho, y ya veras como esto se aprende solo.

Frenando

Hay veces que se esta yendo demasiado rápido, con el cuerpo inclinado hacia adelante y tenemos que parar inmediatamente. Sin embargo, intentamos pedalear más rápido, para llevar la rueda hacia adelante, y lo único que hacemos es aumentar la velocidad. En estos casos, hay que dar un golpe fuerte al bajar uno de los dos pedales, para que la rueda pase hacia delante y nos quedemos inclinados hacia atrás, apoyar todo el peso sobre ese mismo pedal para bloquear la rueda e intentar mantener el equilibro. Si ese golpe no es suficiente, es decir, si la rueda sigue girando, inténtalo con la próxima pedaleada. Una vez que el monociclo para, se pone el pie que esté más alto en el suelo y se coge el monociclo por el sillín.

Montando en terrenos inclinados

Como solo tienes un punto de apoyo, las inclinaciones hacia delante y hacia atrás las harás también usando los pedales. Si estas parado, simplemente mueve la rueda hacia atrás o hacia adelante si quieres inclinarte hacia adelante o hacia atrás respectivamente. Cuando estas andando, las inclinaciones se hacen aplicando más fuerza de la necesaria sobre los pedales. Si estas inclinado hacia atrás y quieres inclinarte hacia adelante, solo tienes que frenar ligeramente (pero repentinamente) la rueda, y la propia inercia de tu cuerpo hará que este se mueva hacia delante con respecto de la rueda. Si lo que quieres es inclinarte hacia atrás, ya sea para frenar o para evitar una caída, debes hacer una aceleración repentina en la rueda, para que esta pase por debajo hasta colocarse delante de ti. Sin embargo, hay veces que la inercia del cuerpo no es suficiente o es demasiada. Si vas demasiado lento e inclinado hacia atrás, por mucho que frenes la rueda el cuerpo no se va a desplazar hacia delante porque no tiene suficiente inercia. Si vas demasiado rápido y quieres inclinarte hacia atrás, no podrás acelerar lo suficiente la rueda como para que pase por debajo y se coloque delante. Por lo tanto, intenta siempre practicar con una velocidad ni muy rápida ni muy lenta. Y recuerda, si sientes que estas perdiendo el equilibro, simplemente quita el pie que te resulte más fácil y apóyalo en el suelo.

Últimas Indicaciones

Con estos pequeños consejos podrás aprender y empezar a divertirte con el monociclo. Recuerda que lo que más necesitas es perseverancia y paciencia: al final las cosas salen. Cuando estés montado en el monociclo, recuerda también que es mejor bajar un pie al suelo a tiempo que intentar compensarte y acabar en el suelo. Si te bajas por delante del monociclo, sujeta el sillín con la mano que quieras por detrás de la espalda. Si te bajas por detrás, cógelo por delante.

“Cómo empezar con el monociclo”

Para todo aquel que empieza con un monociclo lo primero es felicitarle, lo consiga o no. La cuestión es probarlo. Si nos pica el gusanito y nos interesa lo segundo será la paciencia ya que para aprender a andar en el monociclo no es coser y cantar. Es necesario tener paciencia y constancia. Se aconseja utilizar rodilleras y codilleras durante los primeros 15 días Tenemos que sacrificarnos y no fallar en practicarlo cada día e ir aumentando el tiempo de práctica. Buscaremos una pared larga, un pasillo, bayas, un sitio donde apoyarnos con seguridad.

Montar

Nos colocamos el asiento y después un pie en el pedal que tiene que estar colocado (sobre las 5 del reloj aprox.). Seguidamente nos impulsamos hacia delante con la ayuda de la pared y colocamos el segundo pie.

En equilibrio

(Muy importante)(También denominado quieto-parado)

Empezaremos un movimiento hacia delante y atrás con los pedales sin sobrepasar el punto de equilibrio, moviendo la cadera. Este movimiento seguido será el que nos mantendrá en el mismo sitio en equilibrio.

Desplazamiento

A más fuerza avanzaremos hasta volver a colocar el pedal (sobre las 5 del reloj aprox.); nos aguantamos a pared con un solo brazo extendido, y con práctica poco a poco con las puntas de los dedos y después nos soltamos.

Caídas

Importante aprender a caerse hacia delante y recoger el asiento al mismo tiempo. Eso evita romper el monociclo rápidamente.

Círculos

El siguiente paso es entender que con la cadera cambiamos el sentido de la dirección. Nuestros primeros círculos serán hexagonales practica tanto la derecha como izquierda (realiza la figura del nº 8). Este es el trabajo de los primeros 15 días si puedes buscar alguien que te de una ayuda la práctica será más fácil. Si ya te mantienes en equilibrio sobre el monociclo y te nueves con soltura.

Más difícil

En la pared pedalea hacia atrás, durante el movimiento de equilibrio saca la pierna hacia delante y volver a colocarla al pedal si lo repites después podrás poner el pie también en la orquilla, neumático.

Equilibrios Rulo Americano

Introducción

El Rulo Americano es una disciplina circense muy espectacular, que se enmarca en los equilibrios corporales sobre objetos o, mejor dicho, en un espacio inestable. Este elemento consta de una tabla de madera y un cilindro. El objetivo consiste en mantenerse en equilibrio sobre el rulo, utilizando la tabla como base, es decir, colocando la tabla entre el rulo y los pies.

Las dimensiones de la tabla deben permitir tener los pies a distancia de los hombros de modo que el rulo siempre quede entre los dos pies. Un mínimo aproximado de 30 x 70 cm para adultos y 25 x 60 cm para niños. El diámetro del rulo es de vital importancia para el aprendizaje y la seguridad. Si el rulo tiene un diámetro muy grande, será más sencillo mantener el equilibrio y menor el desplazamiento de éste; si por el contrario el diámetro del rulo es pequeño el desplazamiento del mismo y de la tabla sobre él será mayor. Por otra parte, un rulo de grande diámetro podrá ocasionar un accidente más importante. La anchura del rulo acompañará la anchura de la tabla (25-30 cms.) y su grosor (espesor) dependerá del material, pero siempre deberá impedir que su perfecta forma cilíndrica sea alterada. Solamente artistas expertos podrán usar rulos que se deforman, una situación mucho más compleja y peligrosa.

Es de vital importancia mantener los pies fijos sobre la tabla y la mirada fija en un punto del horizonte. Se aconseja marcar en la madera (pintar, señalar, etc.) el lugar ideal para la colocación de los pies, aunque eso varíe un poco según la altura del practicante. En lo que se refiere al cuerpo y su movimiento, la parte superior del cuerpo (los hombros) debe mantenerse fijos, mientras que la parte inferior (a partir de las caderas) oscilará de lado a lado. El objetivo de esta oscilación no es otro que un intercambio de peso que nos facilitará el desplazamiento de la tabla sobre el rulo.

La práctica del rulo americano conlleva cierto riesgo, por ello es conveniente tomar ciertas precauciones:

Para subir: colocar el rulo en el centro de la tabla y ésta de modo que se apoye en el suelo. Precisamente sobre la parte de la tabla que toca el suelo pondremos el primer pie.

Punto de apoyo: una barandilla, espalderas o unas barras paralelas de gimnasia deportiva son un punto de apoyo ideal pues no sólo nos permiten un apoyo sino que a la vez nos permitirán fijar la parte superior del cuerpo y desplazar la tabla y el rulo con las oscilaciones laterales de la parte inferior del mismo.

Ayudas: se recomiendan en un inicio. Éstas deben ejecutarse por delante o por detrás del compañero que está encima de la tabla sujetándolo por la cadera. Se recomienda que el ayudante ponga uno de los pies en la parte baja de la tabla (plancha) cuando el practicante esté subiendo, bloqueando así el movimiento de la misma.

Las caídas más habituales son laterales y implican una salida de la tabla hacía el lado contrario de la caída del equilibrista, de este modo la tabla sale disparada y en el caso de tener alguien en uno de los laterales de la tabla conlleva el riesgo de un impacto violento de la tabla en el tobillo del compañero. Por este motivo siempre hay que delimitar una zona de seguridad a lado y lado del equilibrista.

Seguridad: en la parte inferior de la tabla concretamente en los extremos laterales, podemos pegar dos listones de madera cuya función será evitar que la tabla se deslice más allá del rulo (causa principal de las caídas). También se puede añadir otro listón (taco) en la parte inferior de la plancha de modo que limite el ángulo de inclinación de la madera respecto al suelo.

Para los principiantes se recomienda poner el rulo sobre una superficie blanda (tatame, colchón de gimnasia) lo que disminuye la rotación y la instabilidad del rulo. Se puede también usar una botella plástica PET de 2 litros en vez del rulo, pues al pisar sobre la plancha la botella se deformará y el desplazamiento lateral de la misma será más lento y por consiguiente, más seguro.

Construcción del Rulo Americano

Material: una tabla de madera de 30cx60cm, un cilindro de PVC de 15cm de diámetro y 30cm de largo, 2 listones de madera, martillo y puntas, tijeras y grapadora. Moqueta o papel de lija y terciopelo adhesivo.

  1. Forramos con moqueta la madera por la parte superior, y la fijamos con grapas.
  2. En la parte inferior de la tabla y a 5cm de los extremos colocamos los dos listones (a lo ancho de la tabla y de 3cm de grosor).
  3. Cogemos el rulo y pegamos en sendos extremos dos aros de terciopelo, para aumentar la fricción entre la tabla, el rulo y el suelo.

Ventajas de la construcción: fácil construcción, resultado bueno, ahorro económico, ajuste del material al nivel del practicante.

Podemos forrar la tabla de madera con moqueta, con láminas de goma, o bien pegar dos recuadros de papel de lija donde irán los pies, así los fijaremos mejor en la tabla. Para el rulo sirve todo cilindro resistente, como por ejemplo un tóner de una fotocopiadora.

El diámetro del rulo puede variar mucho, dependiendo del nivel y del objetivo del practicante. Es conveniente iniciar la práctica con rulos de diámetro inferior a los 15 centímetros e ir aumentando progresivamente, aunque la mayoría de los profesionales suele trabajar con rulos de 25-30 cm.

Material alternativo:

  1. Como tabla sirve cualquier superficie, que permita poner los pies a la altura de la espalda, y que pueda deslizarse por encima del rulo.
  1. Como rulo sirve todo cuerpo cilíndrico que resista nuestro peso sin deformarse y que deslice uniformemente sobre la superficie del suelo, desde un rulo de cocina a una bombona de butano o una pelota de jugar a los bolos.
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page