Obra: De Monstruos y Prodigios. La Historia de los Castrati

Texto y Dirección: Claudio Valdez Kuri

Actúan: Gastón Yánez, Raúl Román, Javier Medina, Kaveh Parmas, Edwin Calderón, Miguel Angel López e Igor Lozada

Procedencia: México

Sentados en las primeras butacas del Teatro Independencia luego de la función.

Fabrina  Melón (coordinadora y actriz), había nacido en una isla del caribe. A los cuatro años se fue a vivir a París, donde en los últimos años se mantenía con trabajos que la aburrían demasiado, hasta que se decidió por viajar a México. En el vuelo, es decir en el aire, conoció al director Claudio Valdés Kuri, y antes de llegar al aeropuerto Benito Juárez ya tenía algo para comenzar a hacer.

Claudio Valdés Kuri es el director que en el año 1997 fundó la compañía Teatro de ciertos habitantes; nombre que en un primer momento, apenas si tenía un pálido destello de ingenuidad y en un segundo momento, comenzó a insinuarme, extrañas consideraciones metafísicas.

La fundó con la intención de buscar un lenguaje propio y se unió con un grupo de actores. Su primera producción se llama Becket o el honor de Dios, del dramaturgo francés Jean Anoui. La historia de los castrati y el automóvil gris fueron las dos obras que representaron aquí en Mendoza. Sobre el automóvil gris recibí comentarios de personas a las que me permitiría denominar confiables, que en resumidas cuentas concluían en el abuso del recurso cinematográfico. Sin embargo pude presenciar la historia de los castrati. Una historia terrible que nos dejó vislumbrar a todos, apenas un destello, o apenas un inicio en la idea, de la voluptuosidad de las voces en el glamour de la ópera. Más allá de las apreciaciones personales lo cierto es que tanto el director como los actores han recibido numerosos premios de la crítica especializada, y han participado en festivales por los cinco continentes.

Fabrina Melón es una persona agradable para conversar, habla un castellano acentuado al francés, a través de unos carnosos labios de mulata caribeña. Me explica que la compañía es una productora y que convocan a los actores según la necesidad en los recursos, de las distintas producciones. La filosofía del grupo consiste en la multidisciplina mezclando los géneros y tratando de no repetir sus hallazgos. El interés por los temas que tratan tiene que ver con hacer los espectáculos accesibles para los pueblos remotos de México, y para los festivales internacionales.

El modo operativo de las creaciones surge a partir de la necesidad del director de comunicar algo. En una segunda instancia se suman por convocatoria los actores, músicos, bailarines, cantantes etc., que se necesiten, para comenzar la etapa de búsqueda de lenguaje. Fabrina me indica que este es el momento del proceso donde la creación se convertirá en colectiva con el aporte de los intérpretes.
  El mensaje que pretenden llevar es que el teatro es una manera de hacer conciencia a través de lo sublime del arte. Esperan que el público reflexione sin esperar de ellos ninguna respuesta. El compromiso de la compañía es generar producciones con una gran calidad en el trabajo, y es por eso que los procesos de creación son bien largos.

Me dice sobre su panorama del teatro en México, que no hay muchos grupos de teatro independientes. Prevalecen las figuras de directores que invitan a los actores para sus producciones. Aunque reconoce que ahora hay pequeños grupos de jóvenes. El problema que ella ve es que en México el estado es quien reparte el dinero para las producciones y lo hace generalmente entre los directores, por desconocer a los grupos.

Esta es una de las razones por las que no existen estímulos para formar grupos independientes.

Las instituciones que en México tienen relación con el teatro son el instituto nacional de bellas artes, que tiene una coordinación en el área, además de un elenco con un director que para su gusto monta propuestas clásicas y convencionales, para nada contemporáneas. Sin embargo reconoce que tiene un sentido en el contexto mexicano.

La Universidad Autónoma de México tiene un centro cultural donde se representan obras, además de ofrecer la carrera de teatro. El FONCA otorga becas para directores y grupos.

Según Fabrina la tradición teatral en México no ha podido acostumbrar a la población para que se acerque al teatro. Entiende que las salas están vacías incluso en el interior del país. Por el momento no está en ellos la intención de tener un teatro. Creen estar captando un público.

Se dirigen hacia Bs As invitados a reinaugrar el Teatro Cervantes

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page