¿Cómo nace esta idea de trabajar teatro comunitario acá en Flores?

Nace después… o junto con la crisis del 2001, allí había mucho movimiento, mucha gente en la calle, y en la plaza nuestra aparte hubo una asamblea… yo particularmente dirigía l aparte teatral de una murga que trabajaba en la plaza, y Ana Laura (Kleiner)quería intentar formar un grupo de teatro para calle, entonces se comunicó con Ricardo Talento del circuito de Barracas, y bueno, ahí  vinimos acá a la asamblea, y entre lo que era la murga en ese momento y lo que movió y generó la asamblea, hicimos una reunión unos 10 días después de esa convocatoria y éramos como 40, nos sorprendimos, si bien no todos se quedaron, nos dieron una fuerza enorme a la idea

Sin embargo cuando uno habla de teatro comunitario lo movilizan otros objetivos diferentes de los que quizás uno tiene cuando forma un grupo de teatro profesional

Nosotros teníamos varios objetivos, igual los objetivos los fuimos sistematizando o entendiendo más con el tiempo, lo que sí queríamos era ocupar un espacio, nos parecía importante que queríamos contar cosas desde nosotros, no nosotros directores sino nosotros comunidad, y el lugar que más nos gustaba era el lugar público, un lugar muy disputado en ese momento y muy abandonado, pensemos en el 2002 ¿no?, y bueno, nos pareció interesante poder hacer un teatro donde pudiéramos contar nuestra propia historia

¿Hay una manifestación ideológica más fuerte, con más presencia cuando uno habla de teatro comunitario que otro tipo de teatro?

Yo no sé si ideológica, creo sí que más directa, porque puede ser ideológica pero nosotros no sabemos como se compone el grupo de antemano, porque no es un grupo que nosotros convocamos,  no podemos decirle al grupo “este grupo va a funcionar así”, nosotros podemos tener una idea pero luego el funcionamiento de esa idea lo va determinando el propio grupo, y lo ideológico… digamos, no hay una cuestión política en el sentido de lo que es partidismo político, obviamente estar en la calle, estar de a 40 juntos, andar con las buenas y con las malas juntos, compartir espacios ya es ideología, esto está presente desde la conformación de Almamate, la no competencia, acompañar el trabajo de otros grupos…

¿Hay relación con los otros grupos de teatro comunitario?

Claro, hemos ido a 4 encuentros nacionales, y después hemos compartido en nuestra plaza y en otras invitando o invitados en pequeños encuentros que se han hecho en otros lugares… sí la idea es poder compartir

¿Y qué significa trabajar con vecinos y de todas las edades?

Y está bueno, es muy interesante porque eso sí que es ideológico, la idea de que el teatro es un arte para todos. Hay técnica, hay esfuerzo, hay constancia, nosotros como docentes tratamos de hacer lo mejor posible, y todas esas cualidades logran que después se puedan hacer cosas muy buenas, de enorme valor artístico, y con gente que la mayoría en nuestro grupo no tiene experiencia artística previa y menos de teatro

¿Y qué deja uno al trabajar con vecinos y no con actores profesionales, qué deja y qué gana?

No no deja nada, yo no dejo nada, a veces me gustaría hacer un teatro de sala porque es un poco más tranquilo digamos, y este insume muchas energías… pero acá la aspiración es que sea comunitario, que sea compañero, que no sea competitivo, que sea de apoyar, que el que entra se sienta protegido y pueda con el tiempo actuar como cualquier otro compañero, y el nivel artístico que tenemos es muy bueno…

Está jerarquizado el nivel artístico en cuanto a otras cosas o está en igualdad, como diciendo que quizás es más importante que la gente se junte a hacer teatro que el nivel artístico que pueda llegar a tener una obra…

No, para nosotros lleva la misma importancia. Es muy difícil, porque… si yo me pongo y me dicen “hay teatro en la  calle” lo primero que te dicen es “mmmm”, hasta que nos ven, ahí dicen “¿pero por qué nunca me dijiste?”  Hay una idea, que la impone la tv y el teatro comercial que si uno dice que hago teatro con vecinos la gente lo menosprecia, nosotros como que hacemos un esfuerzo específico en el nivel artístico….

¿Y esa exigencia se toma de manera orgánica por parte del actor o…?

Es que no son actores, no hay una especificidad, no es que nosotros decimos vamos a ser exigentes… hay que poner el cuerpo, lo ponen los nenitos de 2 años, lo ponen los adultos, los mayores, o sea, la exigencia no es decir vos vas a actuar así y vos asá, no pasa por ahí, es venir siempre, ser puntuales, es saber los textos, ocuparse del vestuario, llegar dos horas antes de la función, maquillarse, cosas medio que son a contramano de la sociedad funcionando, es acompañar a los demás en su propio crecimiento, es estar con el otro cuando se actúa, saber que todo puede cambiar, que puede entrar a la obra un perro, un borracho, estar alerta a lo que pasa en la calle, por eso también trabajamos en una plaza

¿Cómo es básicamente el proceso metodológico que tienen en el grupo?

Bueno en realidad esta es nuestra segunda obra, las dos obras son de creación colectiva, por ahí desde la dirección se trae el tema, o sale, y nosotros después como directores tratamos de dar un armado muy básico de la estructura de la obra. Dentro de esta estructura el lenguaje es básicamente de los vecinos y no nuestro, y esto es lo bueno…

¿El proceso metodológico gira entonces en torno a la construcción de una obra?

Cuando hacemos obras, o sea, el grupo gira en torno de hacer teatro, y eso es la obra de teatro, pero esta obra por ejemplo nos llevó tres años construirla.

Y teniendo en cuenta que muchos de los vecinos tienen su primera experiencia teatral acá, ¿cómo es el traslado básico del lenguaje teatral a los mismos, qué es lo que se trata de generar como base?

Mirá, básicamente que se incorporen al trabajo, o sea, no teorizamos prácticamente nada de lo que es la técnica, hay incorporaciones al trabajo, muchas veces por copia, por ejemplo qué lo que es un stop, seguramente al comienzo van a seguir los movimientos del cuerpo, y de a poquito se va entendiendo eso y también cuál es la dinámica de los cambios de ritmo, del cuerpo muy abierto porque trabajamos en espacios amplios, de proyectar la voz,  o sea… excepto ahora cuando hagamos canto que Fede (Rigoni) se ocupa ahí de trabajar la utilización para el canto que es otra cuestión, nosotros intentamos trabajar sin darle títulos a las cosas… otra cosa que manejamos es que no hay nada fijo en lo que hacemos, las escenas no son estrictamente armadas, hay un armado pero adentro de eso si uno mira hay un montón de libertades, las escenas no son siempre exactamente iguales…

También vi que comparten los personajes, eso por qué

Porque también es parte del ser comunitario, o sea, si uno mira el teatro comercial donde no se lo hace porque entre otras cosas no hay presupuesto para hacer tres versiones del un personaje, acá como no está ese tema del dinero se puede y parte es muy bueno, porque el aporte del segundo y el tercero sobre el primero es enorme, desde el lenguaje, el cuerpo… eso por un lado, aparte acá hay gente que se puede enfermar, somos muchísimos, entonces es más probable que haya gente que falte en un grupo de 40 personas que en un elenco de 4

¿Y la canción por qué?, es como una constante en el teatro comunitario y en el teatro popular…

Sí, para nosotros es fundamental, porque estando al aire libre la voz individual es chica, y bueno, cuando cantan 30 ó 40 personas convoca, es conmovedor y emotivo, este teatro es un teatro de las formas más que del fondo, eso no quiere decir que no haya contenido pero la forma es fundamental, o sea, la gente solo se va a parar a mirar si ve algo en la forma que lo detenga en el quehacer de la plaza, no es uno que está en la butaca y se va a quedar porque pagó la entrada, acá mucho público nuestro es público que está, no que viene, y que debe ser convocado por la obra.

¿Por qué creés que el teatro comunitario es importante?

Nuestro criterio es que todo lo que esté a la vista y ocupando un espacio público que está tan vapuleado, porque pareciera que el espacio público es el espacio de todos pero que no usa nadie, que crezca el pasto, la idea de espacio público nuestra es otra cosa, es un espacio que pueden usar todos… si yo enrejo ya estoy limitando, la idea es estar en la calle, compartir, que más gente se pueda sumar, y sobre todo hablar por voz propia, que lo que decimos sea nuestro libreto, sea nuestro, algunos pueden hablar un poco mas otros un poco menos, pero es la palabra del grupo, de lo que cada uno cree y expresa.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page