Gilberto Govi, actor de teatro y de cine, fue el creador del teatro dialectal genovés ( es mejor decir: zeineze), y como recuerda el crítico y profesor de la Universidada de Genova, Eugenio Buonaccorsi: “Su misión es divulgar la cultra teatrale ‘zeinese’ en el mundo” (Govi, Storia di un grande attore, Genova, Bozzi editore, 2003, pag.15). Gilberto Govi después muchas giras entre Liguria y Piemonte ( en el norte de Italia) en 1926 dejó Italia e hizo una gira en Sur América llagando antes a Argentina y después a Uruguay, y realizó textos en zeinese sobre todo para los imigrantes italianos. La compañía de Govi estuvo compuesta por diez actores, que él dividía en dos bloques: “los bellos” (osea los actores principales) y “los feos” (osea los actores secundarios y las comparsas); entre los actores de la compañía estaba Jole Mary Fano, el nombre artístico de Lucia D’Ambra, que terminada la gira quiso quedarse en Sur América realizando su propia compañía en Chile, y allì pone en escena el repertorio zeineze de Gilberto Govi.

Govi en esta gira entre Uruguay y Argentina, que dura tres meses, puso en escena treinta y un obras cómicas diferentes, por ejemplo: Piggiâsse o mâ do Rosso o cartâ,  I manezzi pe majà ‘na figgia, Ciù a puia cbe o màEsofago in Argo tutti di Nicolò Bagicalupo, Quando la pera è matura Si chiude di Sabatino Lopez, L’aegua de Sozeja. Era usual por Gilberto Govi terminar toda las representaciones con la canción Mario Cappello Ma se ghe penso ( escrita en zeineze  en el 1925 ) llegada a ser el himno del los inmigrantes zeineze en Argentina. Los periódicos argentinos como «La Prensa» y «El Diario» escribieron sobre el éxito triunfal de la compañía de Gilberto Govi, y hablaron de un “verdadero evento artístico” ( Buonaccorsi 2003 pag. 24), además subrayaron el entusiasmo incontrolable de los compatriotas sea al debut en el teatro Marconi de Buenos Aires, sea cuando Govi y su compañía se embarcaron para volverse a Génova; es suficiente recordar las palabras del mismo Govi cuando en una entrevista al periódico italiano «Il Piccolo», hablando de su gira en Sur America, dice: “los muelles del puerto de Buenos Aires cuandos nos somos embarcados eran llena de multitud de gente que aplaudía ” (Mezz’ora con Gilberto Govi, reduce dai trionfi nei teatri dell’America Latina, in « Il Piccolo» 2 agosto 1926).

Gracias a esta gira en Uruguay y Argentina Govi volvió a Genova no solo rico económicamente, pero también rico culturalmente, de hecho entre una puesta en escena y otra él, como hacía en Genova, por las calles de Buenos Aires estudiaba las personas, las situaciones, los trabajadores y los entornos del barrio La Boca donde vivían la mayoría de los emigrantes zeinezes; y fue propio por este estudio del Barrio que Govi quiso contar ese aspecto dialectal zeineze que ha sido mezclado con la cultura española. Por eso Glberto Govi pensó en escribir un texto que tuviera algo de genovese y algo de  Los Xeinexes, o sea las personas de La Boca. Govi preguntó a Emerico Valentinetti, autor genovés, una obra teatral que después se conocerá con el título Pignasecca e Pignaverde. En este obra se encuentran dos mundos en comparación,  o sea: en un lado el mundo de los comerciantes genoveses y españoles, por otro lado en cambio el mundo del avaro genovés, figura típica del costumbre genovés. Gilberto Govi en este texto, en primer lugar, se inspira a la obra del poeta genovés Martin Piaggio, nacido en Genova en el 1774,  I doi avari, en la que se cuentan los problemas de los dos avaros, que se llaman justo Pignasecca y Pignaverde:

Pignaverde e Pignasecca, / Pignaverde e Pignasecca
doì grandìscimi avaroin, / dos muy grandes avaros
s’incontròn un giorno à caxo / se encontraron un día por casualidad
passeggiando per cammin. / dando un paseo por la calle.
Pignasecca andava adaxo, / Pignasecca iba despacio
con e gambe ben sciarræ / con piernas muy anchas
per no fâ di neuvi sguäri / hasta que no hagas otras rasgaduras
a-e sò braghe repessæ. / a sus pantalones zurcidos
Pignaverde in cangio andava / Pignaverde en cambio iba
camminando de galòppo, / caminando al galope
per frustâ unna scarpa sola, / para consumir una sola zapata
comme un rango in gallisòppo. / en un pie como lo cojo
Se saluòn sensa cavâse / Ellos saludaron sin despegarse
de cappello, pe-a raxon / el sombrero, por la razón
de no fâ do guasto a-o pisso, / de no arruinar el encaje
ch’o l’ëa o pesso ciù de bon. […] / que era la mejor parte […]

En segundo lugar Govi se inspira en la experiencia directa que ha vivido en el barrio de  Los Xeineses para contar una nueva realidad del pueblo genovés emigrante.  El texto Pignasecca e Pignaverde cuenta una historia muy simple, lo que importa es que por prima vez se encuentra en una obra dialectal genovesa la presencia de un comerciante argentino con su idioma y su cultura; en breve, es la primara reunión entre la cultura genovesa y aquella argentina, de hecho Gilberto Govi considera esa tierra distante una extensión de Génova. Gilberto Govi que interpreta el papel del avaro genovés Pignaverde,  Felice Pastorin, entra en una relación con el comerciante argentino Manuel Aguirre lingüísticamente también; entre los dos personajes hay muchas dificultades entre ellos para comunicarse, Felice Pastorin habla  genovés  mientras  Manuel Aguirre español, de eso nacen divertidos diálogos que se fundan exclusivamente sobre los errores de comprensión por el  genovés Felice Pastorin, por ejemplo el personaje  Manuel Aguirre dice a Felice Pastorin que se ha ido a Génova  por un negocio,  Felice Pastorin por su lado entiende que él ha venido allí para una tienda porque tienda en italiano se dice “negozio”.  A través de  estos juegos de malentendidos Gilberto Govi quiere mostrar la necesidad de pintar este nuevo aspecto de la tradición genovesa que  se relaciona a la cultura de Sudamérica.