Clown Que Es

El payaso es un creador, un provocador de emociones, de sentimientos, de sensaciones y especialmente de risa. El payaso hace reír con su visión del mundo y sus intentos de posarse por encima de sus fracasos. Es el niño que todos llevamos dentro, que no tiene tabúes, que disfruta jugando y que quiere ser como los adultos aunque nunca pueda conseguirlo.

Lo que el payaso busca siempre (su principal motivación) es ser amado, quiere que el publico lo ame, quiere que sean sus amigos. Siempre intenta parecerse a los demás, pues cree que así lo aceptaran y lo amaran, es como un niño que quiere ser adulto.

Los niños entre 1 y 3 años son 100% clowns, podemos aprender mucho de ellos, pues tienen el “timing”, la ingenuidad y algunas de las mas importantes consignas básicas del clown de forma natural, de hecho desde mi punto de vista el clown viene del niño. Os pondré algunos ejemplos:

1- Quieren ser amados por sus padres y en general por el mundo entero (el clown por el público)

2- Quieren ser como los adultos y tratan de imitarlos (el clown hace lo mismo, desea integrarse e intentara parecerse a la gente “adulta y normal”)

3- Son espontáneos y no tienen sentido del ridículo.

4- Expresan sus emociones a tope y pueden pasar instantáneamente de una a otra.

5- Si un niño de esa edad está por ejemplo golpeando con un juguete un mueble, parará un momento para mirar a su papá o mamá (compartir con el público), si sus papás se ríen, buen rollo (éxito) eso significa que hay que seguir golpeando el juguete, si no ríen (fracaso) hay que golpearlo con mas fuerza o bien buscar otra vía, quizás ir a golpear otro mueble, o golpear el mismo mueble con otro juguete. Los niños siempre que hacen algo, miran al adulto para compartir y buscar su complicidad y su actitud después de mirarlo dependerá de la reacción del adulto.

6- En general, si los riñes no se defenderán, a lo sumo llorarán o se sentirán en evidencia, pero seguramente se vengarán mas tarde quizás con su actitud hacia ti, o quizás haciendo una trastada mayor aun (el clown no se defiende ante un ataque y menos de la autoridad, pero luego puede vengarse)

7- Son tremendamente curiosos y cualquier cosa puede sorprenderlos y alucinarlos (capacidad de asombro).

8- Si les regalas un juguete carísimo pueden sacarlo de la caja, dejarlo a un lado, y pasarse horas jugando con la caja y el envoltorio (el mundo al revés).

A lo que íbamos…

En sus orígenes (me remonto a la historia mas inmediata y al payaso que todo el mundo conoce, el de nariz roja) el payaso nace en el circo y es este un payaso (llamado Augusto) ingenuo, torpe y estúpido, al que todo le sale mal. Su contrapunto es el clown de cara blanca el cual representa a la autoridad y que es elegante, serio, y poco amigo de bromas. El Augusto siempre arruinará el número que el clown de carablanca trata de hacer. Llegará tarde, o demasiado pronto, o armará un lío con cualquier cosa. Si tocan una pieza musical, el Augusto siempre se equivocará, desafinará, o irá a destiempo. A pesar de ello en general el Augusto siempre gana, es decir siempre arruina lo que el carablanca trata de hacer y siempre acaba perseguido por este. En su origen el clown era multidisciplinar, o sea que además de ser payaso solía ser acróbata, músico, malabarista, etc… De hecho gran parte de los payasos de circo empezaron siendo artistas de otras especialidades y al hacerse mayores y no poder realizarlas acababan convirtiéndose en payasos.

Actualmente el clown ha cambiado y se ha especializado más en la parte cómica. Ya no existen tanto los clowns multidisciplinarios como antiguamente, aunque haberlos hay. El clown actual no tiene las mismas características que el clown tradicional (aunque puede tenerlas), en general según mi parecer se ha tendido ha mezclar el clown y el bufón. Es decir el clown de hoy no tiene por que ser específicamente ingenuo por ejemplo, puede ser inteligente e incluso tener un poco de “mala leche”.

Podríamos decir que el clown tradicional trabajaba con arquetipos más universales como el tropezón y el “quiero y no puedo”, y el actual incluye, además de estos, más arquetipos psicológicos y juega más con las emociones del público, proponiendo también situaciones cotidianas con las que el público se identifica.

En general, la mayoría de los verdaderos clowns pueden ser buenos actores, pero para un actor puede ser más difícil ser un buen payaso. Lo que no implica que no los haya. Esto es así porque el registro de un payaso es muy diferente al de un actor. El payaso no interpreta lo que le pasa, lo vive y reacciona a cualquier impulso externo. No está encerrado en un mundo de fantasía (para el clown no existe la cuarta pared como en el teatro convencional), vive en un mundo real que comparte con todos. Como dice de manera magistral Claret Clown: “La cuarta pared en el payaso está detrás del público”.

Hay payasos y payasitos… no basta con maquillarse, ponerse un disfraz de ropas amplias de colores, una nariz y hacer muecas para ser payaso. Las sonrisas de plástico no sirven, han de ser autenticas. Hay muchos vendedores de globos, maquilladores de niños, animadores de fiestas infantiles… pero ser un verdadero clown es mucho más que eso… Un verdadero payaso es aquel que no actúa, sino que es, que no se esconde tras la mascara del maquillaje o la nariz (si es que lleva maquillaje o nariz). Para ser un verdadero payaso ha de ser honesto, desnudarse (metafóricamente hablando, o literalmente como Jango Edwards) delante de su publico, tener una visión cómica de las cosas, “timing”, mirar y ver, escuchar, estar atento, aprovechar todo lo que ocurre a su alrededor, tener intención, ser claro, no pensar sino accionar, invocar, evocar, provocar. Como dijo Darío Fo: “Creer que se es payaso por ponerse una pelotilla roja en la nariz, un par de zapatos desmesurados y aullar con voz aguda, es una ingenuidad de idiotas”.

El ser payaso no se aprende, está dentro de cada uno de nosotros, es tan solo cuestión de dejarlo salir, de desaprender lo aprendido, de desprendernos de las murallas que hemos edificado para protegernos, de derrumbar las máscaras que nos hemos ido poniendo con lo años y dejar aflorar al niño que todos llevamos dentro y abrir la puerta a la locura interna.

Clown Tipos

I. Definiciones breves

Clown: También llamado Blanco, Carablanca, Pierrot, Enharinado y Listo. Nacido a Inglaterra a medianos del siglo XVIII (Guiseppe y Joe Grimaldi), suele ir maquillado de blanco y enfundado en un elegante vestido brillante. De apariencia fría y lunar, representa la ley, el orden, el mundo adulto, la represión -características que no hacen sino realzar el protagonismo del august. Grandes clowns: Footit, Antonet, François Fartellini, Pipo, René Revel, Alberto Vitali. Etimología: Del latín colonus, pasado por el inglés clod y clown, destripa-terrones.

Augusto: También llamado Tonto. Es extravagante, absurdo, pícaro, liante, sorprendente, provocador. Representa la libertad y la anarquía, el mundo infantil. Vestido de cualquier manera, lleva una característica nariz roja postiza y grandes zapatos. El august se diversifica en múltiples categorías, algunas de las cuales se indexan a continuación. Diversas leyendas coinciden a hacer nacer el personaje al circo Renz de Berlín (1865), encarnado por un tal August, un mozo de pista patoso y borracho -de aquí viene la nariz roja. Grandes augustos: Chocolat, Beby, Albert Fartellini, Porto, Rhum, Bario, Achille Zavatta, Charlie Rivel, Pio Nock, Carlo Colombaioni.

Segundo Augusto: También llamado contraugust y Trombo. Tercer elemento de un trío de payasos, que suele ampliar los gags del primer august. A menudo es musical.

Excéntrico: Evolución del personaje de august, contrapuesto a este por la dignidad de su cabezonería y por la inteligencia que demuestra en afrontarse a las dificultades, que a menudo resuelve con una genialidad sorprendente. Se presenta siempre solo y normalmente no habla. Como oponentes dramáticos substitutivos del clown, usa los instrumentos musicales o los objetos con que se afronta. Excéntricos famosos: Little Tich, Don Saunders, el último Grock, el último Charlie Rivel, Avner, Tortell Poltrona, Howard Buten “Buffo”.

Vagabundo (o tramp): Tipo de augusto solitario, habitualmente silencioso y con pinceladas de marginado social. Los exponentes más grandes de esta especialidad son Charlot al cine y , a la pista de circo, Joe Jackson, Otto Griebling y Emmet Kelly.

Payaso de soireé: Especialidad de payaso (normalmente august) que actúa a las entradas de represa. Es el descendente evolucionado de los primeros augustos, los cuales, antes de formar pareja con los clowns, se ocupaban de entretener al público para llenar el vacío entre los números de circo (montaje y desmontaje de la gavia, instalación y retirada de aparatos, etc.). Son ejemplos destacados Tom Belling, Pinoccio, Popov, y la pareja Sosman y Gougou.

Mimo-clown: Variedad de clown, habitualmente mudo. Se presenta solo y, teniendo los objetos como oponentes, despliega una gran cantidad de habilidades físicas y/o musicales. En este sentido, sus concepciones y dramaturgia son paralelas a las del august excéntrico. En general, el personaje conecta con el Pierrot de la Commedia y es de talante frágil y delicadamente poético. Exponentes estelares de esta especialidad: Dimitri, Pic, Pierino.

Mesié Loyal: Director y presentador de pista, de la que es la autoridad inapelable, es el partner más lujoso que puede tener una trup de payasos. Loyals destacado a través de los tiempos: los franceses Sacha Houcke, Drena y Sergio. Actualmente, a España, hay que destacar Popey (hijo de José Carrasco Popey) y, a Cataluña, el Dr. Soler. Etimología: El apelativo arranca de una dinastía circense de inicios del XIX (Thédore y Léopold Loyal fueron los primeros directores y jefes de pista de la historia del circo).

Cascador: Cómico especialista en cascadas (caídas acrobáticas)

II. Definiciones ampliadas

Augusto (el payaso de la nariz roja)

Personaje: Es el más cómico de todos los payasos. El/ella es travieso, sociable y generoso en payasadas “slapstick”. Sus acciones son importantes, torpes e inoportunas [awkward]. Este payaso no tiene mucho en común con el Cara Blanca excepto el maquillaje y el vestido. Su personalidad es la de un alborotador. Cuando aparece con el Cara Blanca, el Augusto (En alemán significa “tonto”) es el blanco de las bromas. Sin embargo, con el payaso Tramp, se convierte en el incitador con el control de la situación.

Maquillaje: El Augusto tiene un maquillaje altamente colorido con un color base del tono de la piel (rosa, marrón claro, marrón rojizo) en la cara y cuello. El ojo y la zona del morro [muzzle es hocico] se encuentran normalmente cubiertos de blanco para producir una expresión de ojos anchos y para acentuar el diseño de la boca. Los diseños en los ojos y bocas, y en sus alrededores, son generalmente negros y rojos, pero son aceptables, con moderación, otros colores de recubrimiento. Un sombreado rojo alrededor del morro se suele perfilar en negro generalmente (o en rojo ocasionalmente). Este payaso vestirá normalmente una gran nariz cómica, apropiada al tamaño de la cara. El Augusto llevará peluca siempre, pero puede elegir entre una gran variedad de estilos y colores para acentuar el vestido y el tono de color carne del Augusto.

Vestuario: El Augusto tiene la mayor variedad de diseños de vestidos para elegir, excepto que no llevará el tradicional traje-jersey [jumpsuit es la prenda de una pieza] del Cara Blanca. El Augusto podría llevar una chaqueta o abrigo, corto, normal o largo, con o sin cola, o una selección de cuadros de colores, rayas, lunares y cuadros, así como colores lisos. Normalmente llamado “la pesadilla del sastre”, los colores de los vestidos del Augusto y los patrones deberían complementar la apariencia general del payaso, sean o no colores combinados o conjuntados. Los tejidos teatrales o las lentejuelas no son apropiados en los vestidos del Augusto. Este payaso es normalmente un bromista notorio [de mala fama] y puede necesitar un montón de bolsillos para llevar trucos y bromas. El vestido puede complementarse con accesorios extravagantes, como corbatas grandes o pequeñas, tirantes y zapatos cómicos de muchos estilos y colores. Estas son unas de las muchas posibilidades de sombreros, como skimmers [no puedo traducirlo], hongos irlandeses, bombines, chisteras, sombreros de copa, madhatters y crushables [no puedo traducirlos] . De varios colores, pero siempre brillantes realzarán el carácter del Augusto. También lleva guantes blancos o de colores. Aunque el clásico Augusto europeo se usa en parodias, no es apropiado para competiciones de la COAI. La vestimenta de la payasa Augusta no varía mucho de la de la payasa Cara Blanca en cuanto al estilo, pero permanece la tradición de la combinación de colores, brillos, destellos, volantes y cintas. Incluso usando tejidos de algodón, el aspecto general será elegante y bello. La payasa Augusta puede llevar colores no combinados y estar totalmente desconjuntada, pero puede también preferir ser una payasa bella. Esto es aceptable. Sin embargo, el Augusto nunca debe llevar lentejuelas y brillos o usar tejidos teatrales. Estos pertenecen exclusivamente a las bellezas del Cara Blanca. La Augusta puede elegir ser una torpe, tartamuda o bien tener una personalidad cómica, más o menos como el payaso Augusto.

Más sobre el personaje del Augusto de otra fuente: El payaso Augusto es el payaso por excelencia; es el bromista, el agitador. Es el más cómico de todos los payaso; sus acciones son más salvajes; más generales [broad] que las de los otros tipos. El Augusto se marcha con más y mejores bromas, cuando aparece con un Cara Blanca, él es el blanco del chiste; pero con el Tramp se convierte en el incitador que lleva el control de la situación. Su cara es la más cómica. Su maquillaje es del color de la piel (rosa, rojizo o marrón claro) en vez de blanco. Sus facciones (normalmente pintadas de rojo o negro) están exageradas en tamaño. La boca generalmente se perfila muy gruesa en blanco, lo que se suele hacer también alrededor de los ojos. El perfilado es muy importante. Se suele usar un sombreado gradual de colores. Normalmente lleva una nariz de bola, pero hay muchas excepciones. Casi siempre lleva una peluca -generalmente roja, amarilla o naranja. La peluca puede ser completa o sólo para la calva (del color de su piel) con un flequillo alrededor de los lados y la nuca. El pelo puede ser liso o rizado. El estilo afro no suele ser apropiado. Su sombrero es muy pequeño a menudo – se asienta encima de la calva o del peluquín que la tapa. Sin embargo, a veces usa bombines o gorras de tamaño normal. Sus materiales pueden ser los mismos que los del abrigo o pantalones, o bien ser completamente distintos. El color debería complementar alguna parte del vestido. El original Augusto vestía un vestido en el que llevaba bromas para otros payasos que a menudo se volvían contra él y/o hacer caídas y otros volteretas o acrobacias [tumbling exercises] cuando es el blanco del chiste. El vestido consistía de pantalones holgados, camisa del tipo cuello de punto o muy amplio o pequeño ( a veces llevaba un babero o una camisa cuya parte frontal se doblaba hacia arriba) y zapatos amplios y de colores chillones. Raramente llevaba abrigo, pero cuando lo hacía era siempre muy grande o muy pequeño. Su vestido era la pesadilla del sastre.. El tejido típico era una tela de cuadros escoceses larga; mejor cuanto más brillante o chillona. Cada pieza (pantalones, camisa, abrigo en su caso, corbata o sombrero) tiene un diseño diferente, esto es, franjas horizontales, verticales o diagonales, lunares, cuadros escoceses etc. Los colores de cada pieza eran brillantes y solían chocar con tantas de las otras piezas como sea posible. Cada parte del vestido estaba mal ajustada en tamaño; eran o muy largas o muy pequeñas. En los últimos años (especialmente en competición) el vestido del Augusto se va pareciendo más al del Cara Blanca grotesco. Aunque varios elementos de su vestido pueden aún no ser siempre a medida su vestido ahora se ajusta a menudo a sus medidas. Su vestido es ahora más bien coordinado, y puede ser muy elaborado, usando tejidos brillantes. Con todo, se parece mas a una “pieza de espectáculo” que a un payaso “tonto”.

Clowns de Cara Blanca

Hay 3 tipos de clowns de cara blanca, el (clásico) Europeo, el “estirado”, y el grotesco. Los Clowns de Carablanca son los que están al mando y representan el poder o la autoridad.

Carablanca (clásico) Europeo

También llamado a menudo el Pierrot. Un clown elegante, artístico, coloreado, inteligente y alegre. Su actuación es supremamente artística y con muchas habilidades, pero con un estilo cómico o dramático.

Maquillaje: Toda la piel que vemos esta cubierta de maquillaje blanco. Mínimos perfiles de color y/o purpurina son utilizados para expresar las características de ojos , nariz y boca. Podría llevar un gorro blanco pegado a la cabeza en vez de una peluca de color. El Carablanca Europeo, generalmente no lleva nariz cómica, ni pestañas falsas ni orejas grandes.

Vestuario: Considerado el payaso “mas bello” de todos los clowns, va vestido con el tradicional mono de una o dos piezas, de blanco o de un tejido de un color que encaja con el personaje del Pierrot clásico. Los estilos pueden variar, pero en general son holgados y hechos a medida y pueden llevar un cuello que puede separarse. La túnica o camisa es corta, media o larga y con mangas largas, recta y acabada con vuelo. Los botones o “pompones” y el cuello rizado tienen contraste de color. Los pantalones son rectos o con vuelo o rizados. El sombrero del payaso debe encajar con su personaje, puede ser cónico (largo o corto), o plano o achatado, o el típico sombrero de “Pagliacci”. Los guantes son blancos o a juego con el traje y le cubren las manos y las muñecas. Los zapatos son de ballet o baile.

Carablanca “Estirado”

Es el aristócrata de todos los clowns. Al igual que el Europeo, es un clown elegante, artístico, coloreado, inteligente y alegre. Cuando actúa con otros payasos el es el jefe. Actúa muy artística y habilidosamente, con estilo cómico y dramático. Cuando actúa con el Augusto o el Vagabundo, este clown es el que manda, organizando las rutinas, y dando mas que recibiendo, el tortazo, la patada o el plato de nata en la cara. Es más cómico que el carablanca europeo, pero este clown es un poco más reservado que el pícaro y gregario Augusto.

Maquillaje: Toda la piel que se ve esta cubierta de maquillaje blanco. Se utiliza un mínimo de color o purpurina, para expresar las características de los ojos, nariz y boca. Usa diferentes estilos y colores de pelucas.

Vestuario: El traje está hecho a medida. Usa tejidos teatrales (brillantes, con perlas, etc…), satinados con lentejuelas y falsos diamantes. El vestido más común del “Cara blanca” es un jersey usado y con gorgueras. Sin embargo, un traje de dos piezas o estilo esmoquin es aceptable también. El vestido, accesorios incluidos, deberían ser de colores de colores combinados. Los zapatos pueden ser grandes o pequeños pero serán simples. Deben llevarse siempre guantes en lugar de sólo el casquete. [skull cap = casquete, sólido]. El color de la peluca se suele elegir para acentuar otro color del vestido.

(Comedia) Cara Blanca Grotesco

Si el estirado Cara Blanca es el payaso más tradicional, el Cara Blanca grotesco, también conocido como el Cara Blanca Cómico, es hoy en día el payaso Cara Blanca más común. Cuando actúa junto el Augusto y/o Vagabundo (Tramp) este payaso se mantendrá al cargo, estableciendo la rutina, lanzando la tarta en vez de recibiendo el tartazo, abofeteando o dando puntapiés. Aunque es más cómico que el Cara Blanca estirado, este personaje es un poco más reservado que el travieso y gregario Augusto.

Maquillaje: Al igual que en el Cara Blanca estirado, toda la piel visible de la cara, cuello y orejas se cubre con maquillaje blanco. El colorido y diseño de las facciones de la cara son lo que lo diferencian del diseño clásico. Mientras el diseño del estirado se mantiene simple a propósito, el diseño del Cara Blanca Grotesco puede incluir largas pestañas falsas, una boca más alargada, nariz de payaso y otros elementos en la cara. Algunos de estos elementos pueden perfilarse en negro; también son comunes los brillos y destellos. Se usan pelucas de estilos y colores variados en lugar del casquete [skull cap]. El color de la peluca se elige generalmente para acentuar otro color en el vestido.

Vestuario: Aunque se puede usar el tradicional traje vestido, para el payaso Cara Blanca grotesco también es aceptable con pantalones y camisas de colores brillantes, trajes y zapatos cómicos largos que van a juego del vestido. Los vestidos son más ostentosos y mejor combinados en cuanto al color que los trajes del Augusto. Los guantes se vestirán blancos o de colores. La vestimenta de la payasa Cara Blanca grotesca no varía demasiado respecto de la Augusta; persiste la tradición en la coordinación de colores, centelleos, brillos, volantes y cintas.. Incluso cuando se use tejidos de algodón, el aspecto global será elegante y bello.

Más información sobre el Cara Blanca Grotesco de otra fuente: Este payaso es un poco menos artístico y un poco más parecido en espíritu al Augusto, pero sigue siendo un payaso Cara Blanca. Toda la piel visible, incluyendo cuello y orejas debe maquillarse de blanco. Sus facciones pueden ser negras o de oros colores, como pueden serlo otros elementos decorativos faciales. Su nariz puede ser o muy larga o muy pequeña, su culo puede estar exagerado y/o su estómago puede sobresalir. Su vestido puede ser a medida o bien ser demasiado pequeño. Puede aparecer elegante con tejidos metálicos resplandecientes o cómico con colores brillantes. Puede llevar un solideo [famoso casquete skull cap] o una peluca, incluso un estilo afro. El color debería ser brillante; puede ser rojo, azul, verde, amarillo, arco iris, casi cualquier color que se elija, excepto negro o marrón apagado. Sus zapatos deberían ser extravagantes pero su color debería complementar su vestido.

Tramp/Hobo

Personaje: Hay algunas variaciones en este tipo. El clásico vagabundo representado por Emmett Kelly y Otto Griebling del circo de la fama es el triste, oprimido y abandonado personaje que no tiene nada y sabe que nunca tendrá nada. Por naturaleza, será un solitario, lo que se refleja en su determinación a estar en silencio, no hablando con nadie excepto con sus semejantes. Sus formas de expresarse y sus movimientos gravosos arrastrando los pies reflejan su dura vida. El vagabundo, elegante o feliz el hombre de negocios, colegial o play boy que, harto de su vida, sale de la sociedad por la pasión de viajar. Él es el rey de la carretera, feliz con lo que tiene y no espera más. Su carácter puede tomar alguna de las características del Augusto. Este tipo fue descrito por red Sketon en su personaje “Freddie the Freeloader”. Considerado el único payaso americano verdadero, algunos creen que este personaje se desarrolló por la depresión de los años 30, cuando la gente viajaba en tren buscando empleo. Otras referencias históricas indican que el maquillaje del vagabundo vuelve a los espectáculos de variedades y trovadores de los años 1800 y principios de 1900. Con independencia del tipo Tramp/Hobo, él es el blanco de las bromas y será quien reciba la tarta, bofetada o patada del Cara Blanca o Augusto. Ambas variaciones del vagabundo se juzgan juntas. Además, la “Bag Lady” se considera la versión femenina de un Tramp/Hobo.

Maquillaje: El maquillaje representa el hollín depositado en la cara procedente de los trenes de carbón y de máquina a madera en los que fueron sus inventores. Las áreas de la boca y ojos se limpian de hollín para que puedan ver y comer. El maquillaje blanco se usa en los ojos y boca para exagera este proceso de limpieza. La parte alta de la cara es una mezcla de tonos del color de la piel para mostrar el aspecto de estar en el exterior. La línea de la barba es negra o estará sombreada de gris oscuro para aparentar el hollín y la barba, emplumada en la parte alta de las mejillas y debajo de la barbilla. Se utiliza una nariz rojiza. Un pequeño sombreado de rojo en las mejillas puede ayudar a crear el aspecto de quemado por el sol. La diferencia entre los dos tipos de personajes se describe comúnmente mediante la forma de las cejas y la boca, ambas hacia arriba o hacia abajo para mostrar alegría o tristeza.

Vestuario: Normalmente para el payaso masculino un traje oscuro, esmoquin, cola o sólo una camisa y pantalones hechos para parecer viejo y usado. Y un viejo y desgastado vestido y/o abrigo para la “bag lady”. Estos pueden estar abundantemente parcheados con trapos u otros materiales, cosidos con puntadas desiguales o sujetos juntos con cualquier cosa disponible. Un sombrero oscuro y maltrecho, zapatos y calcetines harapientos, camisas y corbatas desgastadas exagerarán el personaje. Los guantes son generalmente viejos y ajados. Para mantener el estado de desempleado del vagabundo, este personaje no suele llevar relojes caros, anillos ni cinturón, calcetines o zapatos nuevos.

Más sobre el vagabundo de otra fuente: El personaje Tramp/Hobo es el único payaso realmente Norte Americano. Este personaje nació de los vagabundos que viajaban en los trenes de mercancías a lo largo del país buscando trabajo. Aunque el Tramp y el Hobo están considerados en una única categoría, cada uno es único. Las principales diferencias entre estas subcategorías residen en las áreas de las actitudes y los vestidos. 1.- El Tramp cree que el mundo le debe la vida; que su condición está causada por otros. Quiere (y espera) que todo el mundo sienta lástima de él. Hace todo lo posible por evitar el trabajo. Este peludo vagabundo es el individuo para el que nada va bien. Su cara y cuello están coloreados para que aparezcan sucios y sin afeitar. Se añade rojo a la línea de la barba para que la cara aparezca quemada por el sol y la boca y ojos son blancos donde el Tramp ha limpiado la suciedad con sus manos. Las cejas deberían se pequeñas y con un aspecto preocupado. Puede tener una gota de glicerina o de un material similar para aparentar que tiene una lágrima corriendo por su mejilla. Su expresión es, generalmente, triste y/o lacrimosa. Muchas veces los Tramps usan su propio pelo que ha sido revuelto [ratted up] para parecer desgreñado. Si se usa peluca debería ser negra o de los tonos más pálidos. El Tramp va desarreglado pero limpio. Su vestido es, generalmente, un traje de dos o tres piezas el cual está extremadamente gastado y harapiento. Los rotos y sietes pueden dejarse abiertos, parcheados (con parches harapientos – no pulcras pegatinas planchables [iron ons]) o unidos con grandes imperdibles. El color es normalmente negro u otro color oscuro, pero puede ser marrón, gris o marrón claro. La camiseta, si la lleva, puede ser de un color oscuro discordante. La camisa puede consistir en una usada y llena de agujeros camisa de manga larga roja [long handles] o bien ser una camisa de trabajo o una camisa normal desgastada. El color de la camisa debería ser cualquier otro que no sea blanco. La corbata no debería ser ostentosa. Debería ser una norma que esté ajada. Como broche para la corbata se puede usar una pinza, un cepo u otro artículo. Puede usarse una cuerda como cinturón o tirantes. 2.-El Hobo quiere ser un Hobo; él puede estar triste, pero ciertamente tiene donde caerse muerto [de la expresión to be down and out]. A menudo parece ser feliz. Un Hobo normalmente no pedirá una limosna, prefiriendo trabajar por ella. Tendrá trabajo pero no por mucho tiempo porque quiere mudarse a otro sitio. Su cara se maquilla como la del Tramp excepto en la expresión. Tiende a reír y sus ojos normalmente aparecen más grandes, más despiertos, abiertos y felices que los ojos del Tramp. Su vestido es bastante similar al del Tramp, pero pude contener colores más brillantes en varias partes. Su camiseta suele ser de un color brillante, como son muchos de sus parches. Sus zapatos deberían ser los mismos que los del Tramp. La categoría Tramp/Hobo es la única en la que se permite el uso de cualquier tipo de guantes: de colores, con agujeros, con los dedos cortados o sin guantes. Sin embargo, si se llevan guantes deberían estar limpios pero aparecen sucios, manchados y desgastados. El efecto global del maquillaje, vestimenta y actuación debe complementar [supongo que será complement y no compliment -felicitar] el personaje representado. 3.- Payasos famosos del tipo Tramp/Hobo son, entre otros: Emmett Kelly, Sr., Red Skelton y Otto Griebling.

Clown de personaje

Un clown de personaje es al que identificamos con un personaje y/o profesión (bombero, marinero, doctor, “cowboy”, policía, niño, personaje de un cuento, etc…) según los puristas no se debería considerar clowns de personaje a personajes como Charlie Chaplin, Buster Keaton, Laurel y Hardy, etc… aunque según mi parecer si lo son. También según los puristas versiones de personajes de dibujos animados, perros, gatos, etc… no deberían ser considerados como clowns. No existen normas en lo que respecta al vestuario para esta categoría.

Extracto del prologo que escribió Sebastia Gasch (1897-1980 critico catalán de circo del siglo pasado) en el libro “Pobre Payaso” (autobiógrafa de Charlie Rivel escrita por el mismo Rivel) que dice lo siguiente:

Hay una diferencia básica entre el clown y el augusto. El clown es el hablador clásico, de cara enharinada, autoritario y distinguido, y vestido con un rutilante traje de lentejuelas, y el augusto, vestido de una manera extravagante. En ciertos números, figura además el contra-augusto, “trombo” en argot circense, o sea, el tercero en discordia, cuya única misión consiste en desbaratar lo que hacen sus dos compañeros, desconcertándolos y a veces poniéndolos incluso en ridículo.

Contrariamente al augusto, el excéntrico no es nunca un imbécil. Es un augusto astuto, listo, de entendimiento vivo y despierto, que siempre acaba por vencer todas las dificultades. Toda su ciencia consiste en acumular la suficiente cantidad de obstáculos para tener el mérito de vencerlos todos, a la vez.

En esta empresa el excéntrico es simultáneamente el autor y el actor del poema cómico que compone y expone, y tiene un miedo inconsciente a la imprevisión. Lo imprevisto es su pesadilla. Todo cuanto hace es calculado, meditado, pensado. No quiere dejar nada absolutamente al azar.

El augusto no ha dejado nunca de comprender que posee en potencia la misma fuerza de sugestión que el excéntrico. Pero, si ha podido imaginar una acción, un argumento y la naturalidad que es necesaria para convertir en reales y divertidas unas intenciones y unas situaciones que no lo son para él, jamás ha podido rivalizar con el excéntrico a causa justamente de su oposición fundamental. El excéntrico, repitámoslo, es un augusto inteligente, y el augusto, necio nato, nunca ha dejado de serlo.

Porque es inteligente -convencionalmente, claro está- el excéntrico es un solitario. No tiene necesidad de nadie para actuar. El excéntrico es al propio tiempo autor e intérprete. Es también su propio “partenaire”. Un excéntrico pone en acción las fuerzas de su propio movimiento. El augusto, aunque sea genial, tiene la necesidad absoluta de un “partenaire”, que le infunda energías.

Antonet ha sido el clown más personal y mejor del circo contemporáneo, en tanto que Grock llevo el arte del augusto a un alto grado de perfección. Charlie Rivel fue un augusto nato, y al actuar solo -sus compañeros ocasionales son cantidad neligible-, un augusto entreverado de excéntrico.

EL CLOWN ES…

Ingenuo, naif. Pero no infantil!

Entusiasta. Se emocionara con cualquier cosa que le propongan y está siempre entusiasmado de tener un público con quien compartir

Vulnerable. Se deja hacer cualquier cosa / No se defiende (pero después puede vengarse)

Torpe. Siempre se equivoca o mete la pata. Hace las cosas al revés, por ejemplo si hay un piano y la silla esta lejos, no moverá la silla hacia el piano, moverá el piano hacia la silla

Curioso como un niño ante todo lo que le ocurre o se encuentra

Soñador y realista al mismo tiempo

Claro en todo lo que hace. Hasta la última persona de la sala, o la más estúpida, ha de entender su intención y sus actos

Honesto. Cree en lo que hace. Está desnudo ante el público, mostrándose tal como es.

EL CLOWN HA DE ESTAR…

Relajado y confortable en escena

En comunicación con el público (escucharlo) . La cuarta pared está detrás del público.

Atento a lo que ocurre a su alrededor, aprovechando cualquier cosa imprevista que ocurra para incorporarla a su mundo.

Disponible

EL CLOWN…

Quiere ser amado

Quiere ser como los demás (como un niño que quiere ser adulto) Entra en contacto directo e inmediato con el público y su juego está influenciado por estas reacciones.

Mira y ve al público.

Comparte con el público… todo lo que hace, todo lo que le ocurre, todo lo que se le ocurre.

Escucha la risa (o su ausencia)

Expresa sus emociones a tope (y puede pasar de una a otra en un instante)

Tiene emoción y/o intención, en todo lo que hace.

Es más visual que textual.

VIVE EN EL FRACASO

fracaso de la pretensión: El clown realiza un número lamentable que él cree genial. Anuncia la proeza del siglo y es apenas una pirueta o un malabar de tres pelotas. El publico reirá de

fracaso del accidente: El clown no logra hacer eso que él quiere (un equilibrio que no se logra dentro de un taburete, una caída después de un simple salto, etc.)

Reconoce sus fracasos. Cuando un clown fracasa, es decir… hace algo y no provoca la risa (cuando eso es lo que pretendía), en general conseguirá una risa si reconoce su fracaso. La forma de reconocer ese fracaso, variaría en función del clown.

Aprovecha sus éxitos. Si hace algo que funciona (provoca risa), es un as en la manga que puede utilizar en otro momento en el que algo no funcione para conseguir nuevamente una risa.

Piensa simple. Actúa con el corazón y no con la cabeza. En realidad no piensa, ¡hace! ¡Es! Empuja las cosas al extremo. Cualquier cosa puede empujarse hasta extremos inverosímiles. Y es en esos extremos donde casi con toda seguridad conseguirá hacer reír al público.

Tiene problemas, porque es entupido, torpe y encima tiene una gran boca. No busca problemas, se los encuentra. Dirá que si a cualquier cosa con tal de seguir en el escenario, aunque probablemente se meterá en un lío, por ejemplo si le preguntan si habla ruso, dirá “Por supuesto. He sido profesor de ruso durante 25 años”, y en realidad no tiene ni idea. Entonces le dan un texto para que lo traduzca. Ya se ha metido en un problema.

Puede tardar siglos en hacer algo (o incluso no llegar a hacerlo nunca) porque se distrae con cualquier cosa por insignificante que sea.

Sale al escenario con energía de ganador incluso si su personaje es un perdedor (en tal caso saldrá con la energía del mas gran perdedor de la historia)

En general tiene un tempo más lento que el de una persona normal. Es decir… al clown le ocurre algo que lo pone en evidencia ante el público, por poner un ejemplo cualquiera, sale con una maleta, se le abre y se le cae todo lo que lleva en su interior. Una persona normal reaccionaria con inmediatez recogiéndolo todo y tratando de pasar desapercibido, el clown no. o sea, se le abre la maleta y cae todo lo que hay en su interior: Mira todo en el suelo (pausa 1…2…3… para asimilar lo que e ha ocurrido) mira al publico (pausa 1…2…3… para mostrar su vulnerabilidad, es decir…. para que el publico vea que se siente en evidencia “joder… se me ha caído todo y encima me han visto”), lo recoge todo y vuelve a mirar al publico (pausa 1…2…3… como diciendo “aquí no ha pasado nada”). Esa pausa (ese tempo 1…2…3…) es el tiempo que el clown necesita para asimilar lo que le ha ocurrido y para mostrar al publico como se siente, y es también el tiempo que el publico necesita para “leer” que es lo que le esta ocurriendo al clown.

Toma riesgos. Si algo no funciona, es decir no hace reír al público, o empujara al extremo lo que hace o buscara nuevas vías de decir lo mismo, o hará algo totalmente diferente

Clown Técnicas Y Dramaturgia

Técnicas

Bofetada: Recurso de gran efecto dramático, muy usado por los payasos. En realidad la bofetada es simulada, ya que el agresor no toca nunca la cara del agredido: el sonido lo hace este último golpeando fuertemente con sus propias manos, que han de estar bien lejos de la cara para que el público no vea el truco.

Cascada: Sucesión rápida de saltos, volteretas, caídas y reacciones físicas trucadas. La cascada es siempre espectacular y de gran verosimilitud dramática.

Paradídel: Combinación rítmica de bofetadas alternadas. Hay un orden básico (derecha-izquierda / derecha-derecha / izquierda-derecha / izquierda-izquierda), a partir del cual nacen innombrables variaciones. Etimología: de la onomatopeya inglesa paradidle, usada en percusión musical.

Elementos dramatúrgicos

Entrada: Aparición de los payasos en escena y primer planteamiento de su acción. Escena, número o situación dramática en que intervienen payasos. El eje central es siempre la comicidad, aunque que pueden intervenir otras disciplinas: equilibrio, malabares, acrobacia, música, etc. Es de estructura aristotélica: unidad de espacio y tiempos, con presentación, nudo y desenlace. Dramatúrgicamente, la entrada es pariente directa del sainete y el entremés.

Sketch: Escena cómica corta.

Gag: Efecto cómico simple, resuelto de manera rápida y inesperada.

Gag de continuación: Efecto cómico que va repitiéndose (y/o exagerándose) en diferentes momentos de un espectáculo.

Represa: Escena de uno o más payasos, siempre más corta y simple que la entrada, presentada con la finalidad de distraer al espectador mientras se montan o desmontan los aparatos de los números precedente o siguiente y, a la vez, de proporcionar un enlace dramatúrgico o argumental al espectáculo. Etimología: del francés reprise, sargit, pedazo, represa.

Rutina: Cualquiera de las partes que componen un número o entrada.

Xarivari: Aparición multitudinaria en pista de payasos que realizan acrobacias simultaneas y espectaculares (rondadas, flip-flaps, mortales, pirámides, cascadas, etc.) con grandes dosis de comicidad. También se utiliza el término para designar el conjunto de los artistas que intervienen.

Parada: Salida de multitud de artistas en pista exhibiendo alguna de les rutinas de las que son especialistas.

Tanto la parada como el xarivari son de un gran impacto y se suelen usar para empezar y/o acabar un espectáculo de circo. Etimología: del francés charivari, escándalo

Mimo Historia

Mimo – Pantomima

“El silencio no tiene limites, los límites los pone la palabra.” Marcel Marceau

1. Historia Es muy común en nuestras calles, toparnos con jóvenes artistas que permanecen horas y horas inmóviles, aguardando a que los transeúntes depositen en sus cestas algunas monedas. En ese instante el artista nos regala con alguna cabriola o con una serie de gestos graciosos que terminan por arrancar la sonrisa de los paseantes. Son ellos los mimos actuales. Es verdad que también en ciertos teatros muy concretos podemos encontrar espectáculos de mímica. Así a todo, para el común de los mortales los mimos son esos personajes estrafalarios que vemos cada día en nuestras ciudades. Sin embargo debemos saber que la mímica es un arte de representación dramática muy antiguo que intenta manifestarse mediante gestos y movimientos corporales. En Asia este arte se desarrolló mucho antes que en Europa y para estas culturas la mímica representó un papel esencial en los géneros dramáticos más importantes. En Europa tendremos que esperar al siglo XVI para ver en Italia la Commedia dell’arte, una comedia improvisada que pronto se propagó por todo el continente. La pantomima continuó con el Arlequinado durante los siglos XVII y XVIII en Francia e Inglaterra, que era una forma desarrollada a partir de la Commedia dell’arte en la cual se presentaban las aventuras de Arlequín, su amante, Colombina, y su padre, Pantaleón. En los grandes teatros antiguos al aire libre de Grecia y Roma, donde el público podía ver pero apenas podía oír, el mimo era un elemento importante en la interpretación. El pantomimus romano era un actor que utilizaba palabras y también movimientos estilizados con máscaras para representar al personaje acompañado de música y las canciones del coro. A pesar de su trascendencia en el teatro, en el siglo V la iglesia prohibió a estos encantadores personajes, a causa de sus constantes burlas a los sacramentos. En ese momento de la historia la mímica decayó hasta casi desaparecer. Particularmente en Roma “el mimo devino en pantomima. Sobre el origen de esta forma hay algunos relatos, el más conocido está referido a Livíus Andrónicus, un actor griego esclavizado por los romanos, quien actuaba en espacios al aire libre; Las condiciones podemos imaginárnosla. Cuenta la historia que Andrónicus se quedó afónico durante una representación y para continuar, le pidió a uno de los coreutas que dijera el parlamento mientras él hacía como que hablaba, y ¡oh, sorpresa! Moviéndose y gesticulando se descubrió subrayando corporalmente las palabras. Debido al éxito obtenido, esta experiencia fue posteriormente repetida a propósito” En Londres, el Arlequinado era precedido por una escena en la que los actores hacían mímica y bailaban representando historias de la mitología clásica o cuentos de hadas, y culminaban con la transformación del personaje principal en Arlequín. Después del siglo XIX, las representaciones se limitaron a la época de Navidad. Poco a poco la escena inicial mencionada, o pantomima, se fue extendiendo y se hizo más importante que el propio Arlequinado, especialmente a principios del siglo XIX tras el desarrollo llevado a cabo por el actor Joseph Grimaldi, que destacaba en acrobacias e inventó trucos y maquinaria escénica, de los que se valió después para crear el personaje del payaso Joey. La pantomima emergió como un espectáculo de elaborado trabajo escénico y de vestuario, basado en cuentos de hadas, con la incorporación de canciones, danzas, diálogos, acrobacias y otros elementos de revista inglesa. Se convirtió en tradición que una actriz joven interpretara el papel del héroe, o chico principal, y que un actor cómico interpretara el papel cómico de la dama de la pantomima. La pantomima moderna acabó siendo un arte puramente mudo, donde el significado es trasmitido solamente a través del gesto, el movimiento y la expresión corporal. Adquirió el rango de gran arte en el siglo XIX gracias al actor francés Jean Gaspard Deburau, que refinó los rasgos de un temprano personaje de la Commedia dell’arte y creó a partir de él a Pierrot, el payaso herido de amor. En el siglo XX, dos actores franceses, Étienne Decroux y Marcel Marceau, creador del payaso Bip, han sido mimos de excepción. Los actores de cine mudo de principios del siglo XX, en especial Charlie Chaplin y Buster Keaton, basaron su trabajo por entero en las técnicas de mimo para transmitir sus historias.

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPrint this page